miércoles, 9 de enero de 2019

Vocabulario de Quintana de la Serena








Fuente: Chachopedia en la web cosasdequintanadelaserena.com




Nota: Este diccionario lo hemos llamado Chachopedia por ser "chacho" la palabra más usada en el pueblo, que, según el tono y el énfasis con que se use, sirve para casi todo.


Gentilicio

Quintanenses, picapiedras y rabúos

A

-Aaaaaai.- Saludo entre personas, principalmente cuando se cruzan. Puede significar adiós, hasta luego…, según el tono. Suele ser respondido con Eeeeeei.
-Abencerraje.- Nombre con el que se conoce a un linaje nobiliario del reino de Granada durante la dinastía nazarí. En Quintana denomina a las personas violentas, rudas y carentes de modales y civismo: “Ese tío es un completo abencerraje”.
-Abombao.- Atontado, lelo, memo.
-Abuja.- Aguja.
-Abujero.- Abertura más o menos redondeada en alguna cosa. Agujero.
-Abulaga.- Planta espinosa, con hojas terminadas en púas y flores amarillas. Secas, se usaban para “chorrascar” la piel de los cerdos en la matanza, eliminando el pelo. Aulaga.
-Aburar.- Hacer puntería, apuntar.
-Aburrir.- Abuchear, intentar avergonzar a alguien: “!Ea, a aburrirlo!”
-Acanales.- Goterones o chorros que caen de los tejados cuando llueve con cierta intensidad.
-Acarajotao.- Atontado, necio.
-Acareo.- Estado entre dos personas cuando no se hablaban entre ellos. Echar acareo era declarar que se dejaba de hablar a alguien: La fórmula, previo salivazo en la palma de la mano izquierda era: “Acareo, cuando pases por mi puerta te pego un peo”. Y se concluía golpeando el salivazo con el canto de la mano derecha. Cuando dos personas estaban “acareo”, se decía que eran “chuschos” entre ellas.
-Aceo.- Agrio, ácido. "!Chascho, no te comas esa gamboa, que está acea!"
-Acipámpanos.- Vinajeras, cuencos para el aceite y el vinagre. También se decía de alguien con poco ímpetu o vivacidad: “! Amos, no te quedes ahí plantao como un acipámpano!”
-Aclicar.- Tratar a alguien con excesivo mimo, cariño o condescendencia.
-Acogotao.- Tener el “gañote” presionado, con una sensación agobiante: “!Esta corbata me tiene acogotao!”
-Acoquinao.-  Acobardado
-Acoquinar.- Amilanar, acobardar. En Quintana se usa también para exigir a alguien, que no está muy dispuesto a ello, que pague lo que debe o aporte lo que le corresponde: ” ¡Macho!, a ver cuando acoquinas”. También se usa “apoquinar”
-Ae.- Expresión que manifiesta conformidad con algo. “ ¿Quieres un cigarro?! Ae, si te parece no lo voy a querer!”
-Afargallar.- Realizar una actividad sin esmero, para cubrir el expediente. “Eso lo afargallas como puedas y alavío” . También se usa Apergollar.
-Afilá.-Mujer alta y delgada, poco femenina y antipática.
-Aforrajao.- Se dice de la persona que está rendida y abatida por el excesivo calor.
-Afoto.- Fotografía.
-A galgo.- Beber de un recipiente o vasija, generalmente un botijo, dejando caer el chorro desde el pitorro sin tocarlo con los labios.
-Agilar.- Espabilar, hacer algo con presteza y rapidez: “Niño, ve por el pan.! Agila, que es pa hoy!”
-Agílibu.- Presteza, maña, diligencia en hacer algo: “!Anda, que no tienes agílibu pa ná!”
-Agonía: Designa a la persona excesivamente tacaña o amante del dinero. También la que se preocupa por las cosas de forma compulsiva.
-Aguachilri.- Salsa o sustancia excesivamente aguada o insípida.
-Aguaeras.- Artefacto fabricado de esparto, y posteriormente de goma, que se ponía sobre las caballerías para transportar los cántaros de agua.
-Aguanieves.- Avefría, ave migratoria que aparece en Quintana con el frío del invierno.
-Aguisillo.- Pelota, adulador.
-Ajigadar.- Agobiar, imponer a alguien actividad o esfuerzo excesivos o indeseados. Muy usada en el terreno sexual: “Este hombre me tiene ajigadaíta, lo tengo tó el día encima”. También se usaba “Ajicalar”: “!Me tienes ajicalaíta, siempre con prisas…!”
-Ajogaera.- Nudo que se hace con una cuerda para asegurar una carga. También sensación de agobio producida por un sofoco, el calor, etc. :”Me entró una ajogaera que por poco la espicho.”
-Ajogaílla.- Hundir la cabeza a alguien cuando está nadando, reteniéndola bajo el agua unos pocos segundos (o muchos, si el que lo hacía era un poco animal)
-Ajogotao.- Axfisiado, muy agobiado por el calor o la actividad física
-Ajotar.-Azuzar a un perro para que ataque: “!No me cabrees que te ajoto el perro!”
-Ajuncao.- Sofocado, angustiado, agobiado, que tiene sensación de opresión en el tórax o el abdomen.
-Ajurrear.- Abuchear a alguien, por medio de  ruidos o gritos.
-Alambrera.- Artefacto en forma de campana, de alambre o metal, que se ponía protegiendo el brasero de picón para evitar meter los pies en ellos.
-Alañar.- Robar. Su origen probablemente deriva de los “alañaores”, individuos generalmente “quinquis” que iban por las casas poniendo lañas (especie de grapas metálicas) para reparar las piezas de cerámica y loza que se habían agrietado. Posiblemente, algunos de ellos aprovechaban su estancia en las casas para llevarse algunos objetos.
-Alavío.- Expresión generalmente usada al final de frases, para expresar que se daba el asunto por zanjado: “ ¡Tú haces lo que te he dicho y alavío, que se va tu tío!”
-Albarillo.- Designa el árbol y el fruto del albaricoque.
-Al buen tun tun.- Hacer algo sin atención o esmero.
-Álbunes.- Cuadernos donde se pegan los cromos de las colecciones. Álbumes. “!Chascho, que me enterao que en los álbunes se apegan los cromos arrepe!”
-Alcagüete.- Cotilla, que va con chismes de un lado para otro. Escusao.
-Alcagüeteo.- Conversación chismosa.
-Alcancilla.- Enjaretado de madera que usan los pastores para guardar el ganado. Cancilla.
Alibobo.- Necio, simple. También se utilizaba con “h” aspirada: “Anda, que menudo jalibobo estás hecho”
-Alicante.- Designa un ofidio, inexistente,  al que se atribuía una picadura mortal. También define  a la persona astuta, aprovechada y tramposa: “!Menudo alicante está hecho ése!”
-Almajano.- Majano, montón de piedras que se forma al quitarlas de las tierras de labor, que aprovechan los conejos para hacer sus madrigueras. También se usa para definir a las personas altas, gruesas y un poco desgarbadas: “!Menudo almajano!
-Alpaca.- Paca, fardo de paja atada que deja la cosechadora tras separar la espiga.
-Alpistao.- Borracho, ebrio.
-Alpiste.- Vino: “A Fulanito le gusta el alpiste a base de bien”
-Al pun pun.- Al contado: “Me he comprao un amoto y lo he pagao al pun pun”
-Altamuz.- Simiente o grano de una planta, buen alimento para el ganado. En los puestos de chuches de la Maestrilla y el Portu se vendían para consumo humano tras quitarles el amargor con agua y sal. Altramuz.
-Aluego.- Después.
-Alumbrao.- Borracho, ebrio, o, al menos, a punto de estarlo.
-Andalias.- Sandalias.
-Anochecío.- Al anochecer. Ayer por la noche.
-Antié.- Anteayer
-Amastinao.- Designa las personas grandullonas o excesivamente voluminosas.
-¡Amos allá!.- Saludo entre personas que se cruzan.
-¡Amos anda!.- Expresión que indica desacuerdo con el interlocutor. Equivale a “!Sí hombre, y un jamón!”
-¡Amos hijo!.- Expresión dirigida a alguien para que se dé prisa en hacer algo. “!Amos, hijo, que es pa hoy!”
-Amulao.- Enfadado, disgustado, cabreado con alguien: “No voy a La Codorniz, que estoy amulao con Manolito”
-Ancá.- Apócope dea casa de”. “Voy ancá el Portu a comprar pipas”
-¡Andanda!.- Interjección que manifiesta disgusto o contrariedad: “!Andanda, si lo sé no vengo!”
-¡Andandija!.- Como “Andanda”; pero más subida de tono. Equivale al actual “No te jode…”. Solía emplearse para terminar frases de rechazo contundentes, después del averaveraver, palmeando al tiempo la cadera derecha con la palma de la mano y efectuando un ruido aspirando aire por la nariz, similar al que efectúan los cerdos al hozar.
-Andandique.- Persona que va de una parte a otra, que no se puede estar quieto: “!Para ya, que pareces un andandique!”
-Ansia.- Afán desmesurado de algo: “¡Anda, ansia, cómete otro torrezno a ver si revientas!” De la persona que tenía esa falta se decía que era un Ansiaviva.
-Ansiao.- Lloroso, muy entristecido por algo: “El niño se ha caído y está muy ansiao”
-Ansiarse.- Mancharse la ropa: “¡Anda, ya te ansiaste la camisa limpia con el gazpacho. Jesús, cada día igual!”
-Antié.- Anteayer
-Añujarse.- Atragantarse: ”¡Se me ha ido por mal sitio y me he añujao!”
-Aova.- Alga verde que se cría en las albercas y el agua estancada en general.
-Apacharcao.- Persona que está todo el día apoltronado en el brasero, sin que nada ni nadie lo mueva de allí; pero en lugar de sentado tirado de cualquier manera.
-Apañao.- Persona habilidosa y resuelta para todo, que lo hace todo con rapidez y desenvoltura: “!Chascha, mira que eres apañá!”
-Aparente.- Persona de buen talante, que vale para todo: “Fulanito es mu aparente”
-Aparvao.- Designa algo o alguien que tiene mucha cantidad de una cosa: “Hogaño el olivo está aparvao de aceitunas.
-Apatacajones.- Montar una caballería o una moto con una pierna a cada lado, en contraposición de las féminas, que solían hacerlo con ambas piernas hacia el mismo lado. Posiblemente por esta connotación de género, también se decía “Apatacojones”
-Apergollar.- Como “afargallar”, hacer algo rápido y sin esmero para salir del paso.
-Apregonar.- Propagar algún secreto o hecho de una persona o familia, con intención de dejarlas en mal lugar: “ ¡Por tu culpa nos tienen apregonaos en todo el pueblo!”
-A rape.- A ras.
-Arcás.- Espasmos violentos del estómago que preceden al vómito.
-Archiperres.- Utensilios necesarios para efectuar algún trabajo: “Coge los archiperres que vamos a jarbegar”
-Arradio.-Aparato diseñado para recoger y transformar en sonidos las ondas emitidas por el transmisor. Aparato de radio. Cuando salió al mercado el transistor, se le llamó “el pequeño arradio”
-Arramplar.- Llevárselo todo: “En esta huerta ha estado el Pocho y ha arramplao con tó los níos”
-Arrastrapastos.- Zarrapastroso, desaliñado, torpe y desgarbado.
-Arrebañar.- Apurar el contenido de un plato a base de mojar pan.
-Arrebujao.- Arropado cuidadosamente con una manta, abrigo.. También indica algo muy liado.
-Arrecío.- Con mucho frío. “!Chascho, he salío con manga corta y estoy arrecío!”
-Arrecoger.- Coger algo que se ha caído, recoger.
-Arrejuntar.- Reunir cosas diseminadas. Se dice también de las personas que se amanceban.
-Arrempujar.- Hacer fuerza contra algo o alguien para moverlo o desplazarlo.
-Arrengao.- Muy cansado: “!No puedo con mi alma, estoy arrengao!”. También designa el derrumbe de una caballería por exceso de carga: “!Chascho, no cargues tanto al burro, que lo vas a arrengar!” y a un hombre de muy poca presencia, “chuchurrío” y “escuchimizao”
-Arrepío.- Movimiento breve e involuntario. También decisión súbita y precipitada.
-Arrevolcarse.-  Retozar sobre algo, normalmente la tierra del suelo, restregándose.
-Arripiarse.- Arrejuntarse, amancebarse.
-Arriscao.- Vocablo dirigido sobre todo a los niños. Simpático, ágil, encantador, lleno de donaire: “¡Hay que ver, qué niño más arriscao!”
-Arriscaílla.- Muchacha más bien “fresca”, de conducta ligera.
-Arrocinar.- Comer sin mesura, hasta acabar con todo lo de la mesa.
-Arruchar.- Ganarle a alguien en el juego todo lo que tuviera para jugar: “!Lo he perdido todo, estoy arruche!”. También se dice “esparruchar”
-Aruñar.- Lo que hacen los gatos cabreaos, rasgar, herir con las uñas.
-Arzuelo.- Molesto grano que sale en el borde del párpado.
-Asín/Asina.- De esta forma: “Asina, como el borriquito se presina”
-Atacao.- Embriagado, borracho: “ ¡Chascho, no bebas más que ya estás atacao perdío!” . En grado superlativo, se dice : “Atacao como un piojo”
-Átala.- Expresión relativa a una trola, un embuste, cuando se le contesta a alguien que ha dicho una mentira “mu” gorda: “!Átala a la torre!”, o bien “!Átala al carrillo de Germán!”
-Atezar.- Cortar algo “a rape”
-Atontecío.- Atontado, atolondrado, de escaso raciocinio.
-Atontolinao.- Idem que “ Atontecío”.
-Atranquijo.- Tranquilidad, parsimonia: “!Anda que menudo atranquijo tienes!”. También designa a las personas sin cordura, torpes, que toman decisiones no meditadas.
-Aturrullao.- Estar “aturrullao” es no encontrarse bien del todo, sentao en el brasero sin ganita de ná.
-Aurel.- Árbol cuyas hojas se usan para condimentar algunas comidas.
-Averaveraver.- Expresión que indica fastidio, enfado, asombro o contrariedad: “¡Averaveraver, habráse visto algo igual!”
-Avíos.- Ingredientes y condimentos necesarios para la elaboración de una comida, para preparar una matanza, etc. De ahí que se le dijera a una persona de poca fuerza y empuje: “!No puedes ni con los avíos de un gazpacho!”, por lo escasos y simples que son.

-Aviao.- Se dice de la persona que tiene un problema o dificultad importante: “!Anda que estás aviao!”

B

-Babaza.- Babosa, molusco terrestre parecido al caracol, pero sin caparazón.
-Bache.- Rinche. Escondrijo o lugar desconocido por la mayoría de algo deseable.
-Baque.- Forcejeo amistoso entre niños, en el que cada uno trata de derribar al otro: “!Chascho!,¿ te echas un baque?”
-Baladío.- Se dice de los niños traviesos, inquietos o revoltosos.
-Barquinazo.- Porrazo, golpe que se da una persona al caer.
-Barreña.- Recipiente de forma semiesférica, generalmente de madera de encina (de una verruga de la misma, concretamente), utilizado para hacer el gazpacho.
-Barrera.- Juego infantil. También se decía Marrera
-Bardao.- Agotado, muy cansado.
-Batiero.- Artefacto de madera donde se lavaba la ropa a mano.
-Becicleta/Bleciqueta.- Vehículo de dos ruedas: “Me he comprao una becicleta pa dir y venir de la cantera”
-Berbajero.- Persona soez y desagradable, que causa fastidio y enojo.
-Berbiquín.- Taladro
-Berraqueo.- Llanto ronco de un niño, que no tiene consuelo. Exceso de confianza o cariño de una persona con otra hasta ser agobiante.
-Berrenchín.- Llanto a gritos de un niño.
-Berrinche.- Coraje, enojo. En Quintana, como en Cuba, Perú, etc., designaba también el olor o sabor desagradable que desprende la carne de un animal macho sin castrar: “Esta carne sabe a berrinche que mata”
-Berrío.- Grito desaforado. También designa golpear al balón fuertemente, sin ton ni son: “!Pasa la pelota y no pegues berríos!”
-Berriondo.- Persona con la líbido desatada, con extremado apetito sexual, bien circunstancial (estar berriondo) o continuo (ser un berriondo) "!Chascho, estás más berriondo que una perra en celo!" También designa la fruta ácida, sin madurar. "Vamos a coger los albarillos, que los malacatones están berriondos entavía"
-Betetuta jedionda.- Abubilla, pájaro insectívoro, del tamaño de una tórtola, con el pico largo y curvado y un penacho de plumas eréctiles en la cabeza. Cuando se siente en peligro defeca una sustancia maloliente, de ahí el nombre quintanejo. A alguien no muy esmerado en su aseo personal se le decía: “!Chascho, jiedes más que una betetuta!”
-Betunero.- Se dice de la persona que está metida en todas partes, que quiere tener vela en todos los entierros.
-Bicharraco.- Animal de gran tamaño. También el niño malo con avaricia.
-Bichomalo.- Travieso, revoltoso. Más suave que bicharraco.
-Billar.- Amontonamiento de piedras en medio del campo en el que generalmente se refugian y construyen sus guaridas los conejos.
-Bilrete.- Diarrea, evacuaciones de vientre líquidas y frecuentes.
-Bleciqueta.- Vehículo de dos ruedas, accionado por pedales.
-Bobalitrón.- Bobo, excesivamente candoroso o necio.
-Bocachocho.- Persona con labios demasiado gruesos o algún otro defecto en la boca. Hoy en día muchas mujeres se someten a una operación para convertirse en una “bocachocho”
-Bocajigo.- Idem que Bocachocho.
-Bocatrampa.- Persona con la boca excesivamente grande. También se dice “Bocanío”
-Boche.- Bruto, violento, rudo, carente de miramiento o civismo. Sinónimo de “abencerraje.”
-Bochichanga.- Recadero, persona a la que se encargan recados.
-Bodoque.- Torpe, necio, de pocas luces.
-Bolichero.- Entremetido, que acostumbra a meterse donde no lo llaman. “!Tú estate quieto y callao y no te metas a bolichero!”
-Bolindre.- Juego de las bolas o canicas. Bola de barro de menor tamaño.
-Borboja.- Hinchazón de la piel, llena de líquido, producida por una irritación o una quemadura.
-Boronío.- Comida típica de Quintana, hecha a base de berenjenas.
-Borrochoncho.- Apelativo cariñoso de los niños gorditos. También, no tan cariñoso, de las personas excesivamente gruesas.
-Borutango/Burutango .- Zona del bajo vientre, mondongo.
-Brembillo.- Fruto de un árbol de huerta, de unos 10 cms. de diámetro, amarillo y muy aromático, que se consume crudo, asado y, principalmente, en conserva. Esta forma se conoce como “dulce de brembillo”.
-Brimbe.- Arbusto que produce unas varillas largas y delgadas, correosas y flexibles.
-Bruces.- “Caer de Bruces” indica que alguien se ha caído de cara al suelo. “!El niño se ha caído de bruces y se ha esjalazao la cara!”
-Buche.- Sorbo, trago de algún líquido.
-Buchón.- En el cerdo, estómago. En las aves, bolsa membranosa que comunica con el esófago, donde acumulan alimento para digerirlo lentamente.
-Budial.- Zona que, por tener agua muy superficial, está poblada de juncos y otras plantas adaptadas a ese hábitat
-Buenagana.- Indica fatalismo, que no vale la pena dedicar tiempo o esfuerzo a algo.            "!Chascho, buenagana de plantar geranios. No me prende ninguno!"
-Buenavío.- Indica una cantidad importante de algo: “!Chascho  está lloviendo buenavío!”
-Budial.- Humedal, charca donde generalmente habitan batracios y pájaros.
-Bujero.- Abertura más o menos redondeada de alguna cosa.
-Burutango.- Vísceras e intestinos de los animales. También designa la barriga de una persona cuando alcanza dimensiones considerables.
-Burriciego.- Corto o escaso de vista.
-Buscalíos.- Follonero, persona aviesa que siempre está metida en problemas o metiendo a los demás. “Con ese no quiero cuentas, es un buscalíos”
-Buracazo.- Indeseable, persona de poco aprecio.



C

-Cabetes.- Cordones de los zapatos: “!Niño, átate los cabetes que como te los pises te vas a meter un guarrajazo!”
-Cabezada (dar la).- Inclinación de la cabeza, como muestra de duelo, efectuada al pasar ante los deudos al final de un entierro.
-Cabresto.- Ronzal enganchado a la jáquima de una caballería para guiarla o conducirla.
-Cabrillas.- Erupciones o enrojecimientos de la piel de las espinillas producidas por la exposición al fuerte calor de los braseros de picón. Frecuentes en niños y mujeres, por no llevar las piernas cubiertas, eran consideradas antiestéticas y detestadas por el género femenino. Hay un chiste muy bueno al respecto.
-Cacarrutero.- Lugar donde concentran sus deposiciones algunos animales del campo. La expresión: “!Anda, que se te ve el cacarrutero!” alude a que ha quedado a la vista alguna faceta de una persona que ésta pretendía mantener oculta.
-Cachas.-  Muslos de las mujeres, sobre todo de las de buen ver: “!Vaya cachas que tiene esa!”. De la que las tenía hermosas y las mostraba generosamente, se decía que era una “cachaslocas”
-Cachiponche.- Forma despectiva de designar a una persona.
-Cachuela.- Regalo que se da a la gente que ha ayudado en una matanza (algo de chacina, etc)
-Caganchín.- Cría del gorrión u otro pájaro.
-Cagueta.- Diarrea. Ídem que ”bilrete”.
-Cajilón.- Cada uno de los recipientes de la cadena de las norias, que sacaban el agua del pozo.
-Calambuco.-  Ver "Carambute"
-Caldibache.- Caldo de poca sustancia o mal sazonado. “Aguachilri.”
-Caldobao.-   Aliño a base de aceite, pimentón y otras sustancias destinado a dar sabor a las carnes y algunos embutidos.
-Calquear.- Pegar, castigar con golpes. “ Como no te estés quieto te voy a calquear a base de bien”
-Camándula.- Persona astuta, taimada.
-Camaso.- Forma despectiva de referirse a una persona.
-Camastrón.- Hombre grande y perezoso.
-Canchal.- Piedra de gran tamaño, generalmente de granito.
-Canchalazo.- Pedrada. Golpe que se da con una piedra al lanzarla con fuerza: “!No veas qué canchalazo le he pegao al perro de Potrilla!”
-Canela.- Borrachera. “¡Anda, que menuda canela llevabas anoche!” “!Chascho! ¿Te ha picao la canela?”
-Cantarillo.- Juego típico del carnaval, en que los participantes se lanzaban unos a otros unos cántaros pequeños intentando evitar que cayeran al suelo y se rompieran.
-Cantellar.- Corteza lateral o posterior del pan, que se usaba para hacer las rebanadas del “pan, aceite y azúcar”
-Carabanchón.- Palo o árbol seco, con varias ramas, colocados por los pastores en la cercanía de los chozos, utilizados para colgar herramientas y utensilios. También designa, despectivamente, a una persona más grande o voluminosa de lo normal. También se decía “Caramanchón y camaranchón
-Carajón.- Excremento de los burros y demás caballerías.
-Carajotao.- Atontado.
-Carambute.- Recipiente, generalmente de lata o latón, usado para extraer, trasvasar o almacenar líquidos. "Calambuco" 
-Carbón de canutillo.- Pegar, apalizar: “!Ven p’acá, que te voy a dar carbón de canutillo!”
-Carcañal.- Talón, parte posterior de la planta del pie, la zona donde se hacen los “tomates” en los calcetines. “!Chascho!, cámbiate esos calcetines que menudos tomates llevas en los carcañales”
-Cárcavo.- Concavidad del vientre del animal. Parte desechable al despiezar un pollo u otra ave.
-Carchuela.- Chapa o tapa de las bebidas gasificadas (cerveza, refrescos, etc) Era común entre los niños coleccionarlas y jugar a ganárselas unos a otros, por medio de diferentes juegos.
-Carillas.- Especie de alubias pequeñas, con una mancha negra en el centro. También se denominaban “muchachillos con chalequillos”
-Carrancas.- Collar ancho y fuerte, erizado de púas, que protege el cuello de los mastines de la mordedura de los lobos. Carlancas.
-Cascabelate.- Golpe dado a alguien en la cabeza proyectando el dedo corazón tras apoyarlo en el pulgar.
-Cascañete.- Capón. Golpe dado en la cabeza con el nudillo del dedo corazón. “!Como te coja te voy a dar un cascañete!”
-Catre.- Juego infantil de las niñas.
-Cenacho.- Torpe, poco mañoso para hacer o comprender algo.
-Cencerrá.- Concentración de personas provistas de todo tipo de utensilios ruidosos en la puerta de la casa de algún@  viud@ que se volvía a casar, o una pareja de personas ya entradas en años que se casaban, a los que se daba la lata con el ruido y con canciones generalmente procaces alusivas a su matrimonio. Famosa fue en los años 70 la “cencerrá” de Fondilla.
-Cencío.- Lo nuevo, lo que está virgen, sin tocar o  sin estrenar.
-Ceporro.- Persona torpe e ignorante.
-Cera.- Orilla de la calle, que discurre a lo largo de las fachadas de las casas, destinada al tránsito de los peatones.
-Cermeño.- Especie de peral, cuyo fruto es la cermeña. En Quintana designa una persona torpe, con poco entendimiento o razón: “!Menudo cermeño está hecho ése!” 
-Cernícalo.- Lo mismo que cermeño
-Cerrajina.- Lío, follón, embrollo: “!Anda, que menuda cerrajina tenéis formá!”
-Cérrimo.- Intransigente, fanático, extremado. “!Chascho, qué cérrimo eres!”
-Cétera.- Meter la “cétera” significa engañar a alguien, generalmente en alguna transacción comercial. Si alguien compra naranjas, y le ponen algunas podridas, al llegar a casa se encontrará con: “!Anda, que menuda cétera te han metío!”
-Chajorro.- Alcaudón, pájaro de plumaje ceniciento y pico robusto. En Quintana también denomina a las personas con la cabeza demasiado grande.
-Chancleto/a.- Persona más bien cursi y repipi. “Esta niña cada día está más chancleta”
-Chapeta.- Se usa la expresión “Está ido de la chapeta” para designar una persona atontada.
-Chasca.- Montón de desperdicios, escombros, trastos o cosas sin valor. Se utilizaba la expresión “Chasca, fusca y zaramalla” para designar ese tipo de cosas, pues son palabras sinónimas.
-Chascajabas.- Don nadie, persona a quien los demás tienen en poca consideración. Metomentodo.
-¡Chascho!.- La expresión más común de Quintana, que da nombre a esta recopilación. Se usa para llamar la atención de otra persona o para dirigirse a ella: “¡Chascho! ¿Dónde vas?”. Según la entonación cambia de significado: ¡Cháaaaascho! ¡Chaschóoo!
-Chicharrón.- Trozos de pan frito con los que se acompañaban las “puchas”
-Chichinabo.- De poca importancia, despreciable.
-Chinatero.- Pieza del “tirador”, generalmente de cuero o goma, donde se alojaba el “chinato”
-Chinato.- Piedra o canto de pequeño tamaño usada como proyectil para los “tiradores”.
-Chingate.- Chorro de líquido que sale con fuerza y sin control: “Me pinché la abuja y me salió un chingate de sangre”
-Chiquirrinino.- Niño, animal o cosa muy pequeña, de muy poco tamaño.
-Chirivaina.- Persona de poca entidad, tenida en poca consideración. Chascajabas.
-Chispear/Chispinear.- Llover muy débilmente, de forma casi imperceptible.
-Chocla.- " Meterse en chocla" es irse a dormir.
-Chorabasca.- Hojas y pequeñas ramitas de la leña cortada de las encinas, que quedan donde ha estado almacenada tras su utilización.
-Chorobita.- Lavandera, ave insectívora que aparece por primavera y frecuenta lugares encharcados, huertos, etc.
-Chorrascar.- Asar o tostar demasiado algo. Churruscar. “Chascho, trae las abulagas pa chorrascar el cochino ”
-Chorroborro.- Indica mucha cantidad de algo, lo mismo que “patagatos “ o “puntapala”. “!En la sierra están saliendo las setas a chorroborro!”
-Chosca.- Fuego, hoguera. “!Menuda chosca tenéis empatillá!”
-Chuchurrío.- Flaco, débil, enfermizo,” escuchimizao” . “!Come otro poco, que cada día estás más chuchurrío!”
-Chumasquina.- Olor a quemado: “!Chascho, aquí huele a chumasquina!”
-Churchas.- Planta rastrera o trepadora, con frutos en forma de vainas, muy similares a las lentejas pero con granos más gruesos de color oscuro, que crecía salvaje en las siembras de cereales, muy apreciada por los muchachos. Nombre botánico: Vicia sativa. Otros nombres vulgares: Veza, Arverja….
-Churreta.- Diarrea. Ídem que “cagueta”, “bilrete” o “varetín”
-¡Chúuuuscha!.- Expresión para espantar a los perros, o que utiliza el amo para apaciguarlos si atosigan a otra persona. También se usa al ver a alguien ebrio: “!Chúuuscha, canela, vaya tajá que llevas en lo alto!”
-Ciguñal.- Tronco alargado, con un contrapeso en su extremo inferior y con un cubo en el superior, utilizado para sacar agua de los pozos. También designa a una persona alta y desgarbada.
-Cimbomba.- Especie de balón o globo que se efectuaba inflando la vejiga de los cerdos muertos en la matanza.
-Ciquitraque.- Era común la expresión: “!Chascho, no comas tanto que vas a reventar como un ciquitraque!”
-Cirineo.- Desaseado, despreocupado por su aspecto: “!Cuídate un poco, que estás hecho un cirineo!”
-Ciruto.- Deposición cilíndrica, dura y gruesa. “!Chascho!, menudo ciruto te has dejao caer”
-Clisarse.- Quedarse dormido. “!Fíjate, se ha quedao clisao!” También referido a los “repeones” cuando giraban a toda velocidad. “Al mío le puse una puga nueva y se queda clisaíto”
-Coca.- Pene
-Coger el portante.- Marcharse, irse con viento fresco.
-Cojonato.- Tranquilo, indolente, que no se altera por nada y nunca tiene prisa.
-Cojonesataos.- Ídem que ”cojonato”.
-Cojonesgordos.- Ídem que “cojonato” y “cojonesataos”
-Coguta.- Ave de la familia de la alondra, de la que se distingue por tener un moño puntiagudo en la cabeza.
-Colmillo.- Pequeño pez, alargado y delgado, que habitaba los arroyos, cuya caza y degustación era muy apreciada por la muchachada.
-Comadrá.- Conjunto de viandas (rosquete, salchichón y rejeñía) que regalan los padrinos a sus ahijados el Jueves de Compadres.
-Compañones.- Cojones.
-Conconeo.- Movimientos leves e involuntarios: “!Estáte quieto ya con tanto conconeo!”. También designa el andar insinuante de algunas féminas.
-Confroncios y pasas largas.- Cuando se quería decir “nada” pero con rotundidad, aspereza o despecho. “Como te sigas portando así te van a traer los Reyes confroncios y pasas largas”
-Coquilón.- Persona que se toma las cosas con calma, sin nerviosismos ni agobios.
-Corchalazo.- Porrazo o golpe que se recibe en una caída: “!Me patinó la bici y no veas el corchalazo que me he metío!”
-Coriana.- Insecto coleópero de color negro. “!Chascho! Estás más negro que el sobaco una coriana”
-Correveilero.- Alcahuete, persona que lleva y trae chismes y cuentos.
-Corríos.- Juego infantil, que consistía en darse pelotazos unos a otros.
-Cortapija.- Ortiga.  “!Chascho, me he puesto a hacer de cuerpo entre las matas y no veas cómo me han dejao las partes las cortapijas!!
-Corvajón.- Articulación que facilita los principales movimientos de las patas de los cuadrúpedos. Se utilizaba en la expresión “Has metido la pata hasta el corvajón”
-Cosquearse.- Moverse: “Ayer estuve jugando al fútbol y hoy no me puedo ni cosquear”
-Cristalín.- Bola o canica de cristal, generalmente con colorines en su interior.
-Cuácaras.- Nombre del juego ahora conocido como bingo.
-Cuajareja.- De alguien que esté muy delgado, se dice: “Ese no tiene ni tripa ni cuajareja”
-Cucar.-  Follar.
-Cucarse.- Sorber un huevo crudo (de ave) practicándole dos agujeros, sorbiendo por uno y permitiendo el otro la entrada de aire.
-Cuchambrón.- Mariquita, afeminado, “jurracón”
-Cucharetear.- Comer con cuchara.
-Cuquera.- Trabajo de limpieza mal finalizado: “!Has jarbegao la pared y has dejao un montón de cuqueras!”
-Culebrillas.- Relámpagos.
-Culeras.- Descosido parcial de la costura de la parte posterior del pantalón, que se efectuaba a los niños para facilitar la defecación. También designaba los parches de tela que se ponían en esa parte del pantalón cuando se desgastaba o rompía por el uso.
-Curcusilla.- Rabadilla, punta o extremidad inferior de la espina dorsal.
-Curioso.- Limpio, aseado, ordenado. “!He hecho limpieza en el doblao y me ha quedao mu curioso!”
-Curtir.- Aliñar. “Anda, curte el moje”

D

-Dar capote.- Empezar a comer sin esperar a alguien que ha de venir; pero se ha retrasado.
-Dar las boqueás.- Se refiere a una persona o animal que está a punto de morir. Si es algo inanimado, significa que se está terminando: La bombona de butano está dando las boqueás”
-De contao.- En seguida, al instante.
-Defaratar.- Deshacer, arruinar o desarbolar algo. Impedir o estorbar alguna acción. Faratar.
-De gañote.- Gratis, ”de gárgara”
-Degomitar.- Arrojar violentamente por la boca lo contenido en el estómago.
-Dejará.- Pues claro, por supuesto. “!Ae, dejarás de venir”!
-Demontre.- En líneas generales, demonio. Depende del tono cobra uno y otro significado: “!Qué demontre quieres!” (Qué coño o qué demonios quieres). “!Cállate ya, demontre, que me tienes jartita!” (idem) y “!Este niño es un demontre!”, que es un niño travieso, arriscao, espabilado…
-Dende.- Denota el punto, en tiempo o lugar, del que procede, se origina o empieza alguna cosa, un hecho o una distancia. “A mi Manolo le gusta el dulce dende que era chiquinino” “Como dende aquí a Lima”
-Derrotar.- Gastar dinero sin medida ni conocimiento. “!Esta mujer es una derrotaora!”
-Desacular.- “Sacar de culera”. Significa que por fin hemos hecho un trabajo que teníamos pendiente y que hemos ido dejando por pereza u olvido.
-Desagerao.- Grande, enorme, de proporciones excesivas: “!El melonar de Fulanito dá unas sandías desagerás”
-Desagerar.- Decir o hacer algo traspasando los límites de lo verdadero o conveniente. Exagerar.
-Desalabear.- Alinear correctamente varias cosas. Quitarle a algún objeto una indebida curvatura. Por ejemplo, si se está plantando una fila de árboles: "!Chascho, desalabéame bien esa encina, que se sale pa un lao!"
-Desapartá /Desapartao.- Separada/o, que ha terminado la vida en común con su pareja.
-Desapartarse.- Separarse las personas que forman un matrimonio, interrumpir la convivencia conyugal.
-Desbarajuste.- Desorden, confusión.
-Descuajeringar.- Desvencijar, desunir, desconcertar o descoyuntar algo.
-Descuidarse.- Significa hacer cuanto antes las obligaciones para  poder disfrutar después sin tener algo desagradable o penoso pendiente.
-De seguía.- Al momento, al instante, de contao.
-Desfaratar /Defaratar .- Romper o desarbolar algo. Lo mismo que “faratar”
-Desforonar.- Desmoronar, deshacer algo.
-Desinquieto.- Travieso, revoltoso, nervioso. “!Chascho, qué desinquieto es este niño!”
-Destravesar.- Ordenar, poner en su sitio cacharros que están estorbando: “!Voy a destravesar la cocina, que está como una leonera!”
-Dir.- Trasladarse a otro lado. Ir. “Me he comprado una bicicleta para dir y venir de la cantera”
-Dispertador.- Reloj que hace sonar una alarma a una hora predeterminada.

-Doblao.- Desván, piso superior de la casa inmediatamente debajo del tejado, que se destinaba antiguamente para guardar la cosecha de grano y otros productos del campo y la huerta y actualmente para arrinconar objetos inútiles y en desuso.

E

-¡Ea, ea!.- Expresión repetitiva para “ajurrear” o “aburrir” a alguien.
-Echar la tranca.- Cerrar la puerta de la calle, antes de irse a dormir.
-Echar una firma/letra al brasero.- Remover las ascuas con la badila para que dé más calor.
-Embanastar.- Pincharse reiteradamente con algo punzante: “!Deja esos higos chumbos, que te vas a embanastar!”
-Embarbascar.- Ensuciar, manchar. Lo mismo que “emburniar y empriolar”
-Embasquillao.- Harto de comer.
-Embelesarse.- Mirar algo fijamente durante mucho tiempo, con mucho interés: “El niño está embelesao mirando los teleñecos”
-Emberrenchinao.- Persona con deseos irrefrenables de mantener relaciones sexuales: “!Hace quince días que no veo a la parienta y estoy emberrenchinao!”
-Embobalicao.- Quedarse mirando o viendo algo como un bobo.
-Embuar.- Lo mismo que “atacar”, invitar a una ronda: “!Chascho, no seas tan agarrao y embúa!”
-Embuchao.- Enfadado.
-Emburniar.- Manchar o ensuciar algo.
-Empajumar.- Colocarle a alguien un marrón o algo contra su voluntad. Lo mismo que “engargolar y endiñar”
-Empancinao.- Harto de comer. “!Ya no como más, que estoy empancinao!”
-Empatillar.- Construir o hacer algo, con cierta maña y habilidad .”!Chascho, vaya chosca que has empatillao!”
-Empelotarse.- Quitarse la ropa y quedarse desnudo.
-Empeloto/Empelota.- Desnudo/a
-Empicarse.- Aficionarse o enviciarse con algo: “!El niño se ha empicao al chocolate y cada día se come media jícara!”
-Emprestar.- Dejar a alguien dinero o algún objeto, con el deber de devolverlo.
-Encacarucao.- Muy ennoviado, muy enamorado.
-Encajar.- Enviar una pelota o balón sobre un tejado de una patada. “!Chascho, no pegues esos berríos, que vas a encajar el balón!”
-Encaramarse.- Subirse a un árbol, un tejado, un canchal, etc., generalmente con peligro. “!El niño se ha encaramao a un árbol y se ha pegao un guarrajazo!”
En cata de.- En busca de. “¡Anda, ve en cata de tu padre, que seguro que está en el bar jartándose de vino!”
-Enceborao.- Enfrascado en algo con los cinco sentidos: “!El niño está enceborao jugando con los repeones y no viene ni a comer!”
-Encenizao.- Delgaducho, ”escuchimizao.”
-Encondurar.- Hacer que algo dure mucho, economizar todo lo posible: “!Encondura la paga que hasta el domingo no hay más!”
-Encuesta.- Coger una encuesta es llevar a alguien, generalmente un niño, cargado a la espalda: “!Papa, cógeme una encuesta que estoy arrengao!”
-Endilgo.- Sin oficio ni nada que hacer.
-Endiluego.- Pos hay que ver, desde luego…
-Endiñar.- Colocarle a alguien un marrón o algo contra su voluntad. Lo mismo que “empajumar o engargolar”
-Endonar.- Colocarle a alguien una persona o cosa para que la cuide o la guarde: “! Los padres se han ido al cine y me han endonao al niño!”
-En el inte.- En el acto. “Fulanito se ha caído del tejao y se ha muerto en el inte”. In fraganti: “Estábamos robando peros nanos y nos pilló el guarda en el inte”
-Engargolar.- Colocarle algo a alguien contra su voluntad. Lo mismo que “endiñar y empajumar”
-En garbín.- A cuerpo, con poca ropa para la temperatura ambiente: “!Niña, abrígate más, con el frío que hace y vas en garbín”
-En gori.- Llevar a alguien “en gori” es llevarlo en volandas, cogido por las axilas.
-Enguachinar .- Beber agua en exceso o poner a algo (una salsa, una maceta) más agua de la debida: “!Chascho, deja ya el botijo, que te vas a enguachinar!”
-Engüerar.- Incubar, empollar. “!Esa gallina está engüerando!” 
-Engurruñao.- Encogido, arrugado, achicado, empequeñecido.
-Enjaretar.- Montar, armar, confeccionar o construir algo.
-Enjaretao.- Te han cargado un “marrón”
-Enrabiotar.- Cabrear, enfadar a alguna persona o animal. “!Chascho, estate quieto, que vas a enrabiotar al perro!”
-Enramá.- Especie de caseta hecha de palos y ramas secas que se usaba para dar sombra, donde en ocasiones se colocaba la “panera” para lavar la ropa.
-Enrea.- Entrometido, travieso,"desinquieto". "!Niño, estate quieto y no seas tan enrea...!"
-Enrestrajilao.- Enterado, informado, puesto en un asunto que le atañe.
-Enrestrajilar.- Enlazar, encadenar, enristrar.
-Enritar.- Cabrear, poner de mal humor, “ enrabiotar.”
-Ensuciar.- Defecar. Era frecuente decir en la escuela: “Don Fulano, ¿puedo ir a ensuciar?”
-Entallar.- Aprisionar, inmovilizar. “Me he entallao la mano y no la puedo sacar”
-Entavía.- Aun.
-Entelerío.- Débil, extremadamente delgado, enfermizo. “Entumío”
-Entera.- Juego de los niños, en el que uno se agachaba y hacía de “burro”
-Entretallar.- Lo mismo que entallar. “El niño se ha quedao entretallao y no puede salir de ahí”
-Entrevelao.- Amodorrado, medio dormido.
-Entrillao.- Quedar un miembro o una persona o animal aprisionado o inmovilizado, dolorosamente.
-Entumío.- Lo mismo que “entelerío”. Entumecido.
-Enverear.- Significa lo mismo que “empajumar o engargolar
-Envergar.- Empalmar, tener una erección.
-Esboronarse.- Desmoronarse.
-Escacharrar.- Averiar, estropear.
-Escalfar.- Chivatear, contarle algo a alguien de manera alevosa.
-Escalretín.- Designa algo muy rojo, sea cosa o la cara de una persona que se sonroja.
-Escamotar.- Mondar (las pipas) o quitar la cáscara a los frutos secos, o las vainas a las legumbres.
-Escapao.- Loco, sin juicio ni razón.
-Escapaz.- Apto para hacer algo: “!Hasta que no eres escapaz de subirte a ese canchal!”
-Escarbalumbres.- Nervioso, “desinquieto”, que no para un momento.
-Escarchar.- Quebrar o hacer algo pedazos. “!Niño, estate quieto con la sandía, que la vas a escarchar!”
-Escarrachao.- Instalado cómoda o confortablemente: “!Chascho, qué bien escarrachao estás en esa mecedora!”
-Escascarruciao.- Enclenque, menos desarrollado de lo normal. Entelerío, escuchimizao.
-Eschangar.- Averiar, hacer que algo deje de funcionar. “Tenía que ir a Castuera; pero tengo el coche eschangao”
-Eschapetao.- Tonto, de poco entendimiento.
-Escofaina.- Palangana para lavarse las manos.
-Escoyuntar.- Desencajar los huesos y, en general, descomponer cualquier cosa articulada. En Quintana se usa de forma amenazante: “!Ven aquí, que te voy a escoyuntar!”
-Escribana.- Ave del tamaño de la cogujada que cría en Quintana en primavera y tiene una especie de diente debajo de la parte superior del pico.
-Escuchimizao.- Enclenque, de poca salud. Entelerío, esquecío.
-Escuenderse.- Ocultarse, esconderse. “!Vamos a jugar al torillo del escuender!”
-Escupidera.- Orinal.
-Escurriaja.- Restos de alguna bebida u otra sustancia que queda en una vasija: “Se lo bebió todo, no quedó ni las escurriajas!”
-Esfandungar.- Romper, quebrar o hacer pedazos algo.
-Esfaratabailes.- Metomentodo, entrometido.
-Esfaratar.- Romper, deshacer, destrozar. “Faratar”
-Esgañitarse.- Esforzarse violentamente en gritar o vocear.
-Esguacharnar.- Romper algo en pedazos. “Esfaratar”
-Esjalazar.- Romper algo con violencia. En Quintana se dice: “!Si te cojo te esjalazo!”
-Esmochar.- Dejar mocha a una personal o animal. En Quintana se usa de forma amenazante: “!Si te cojo te esmocho!”
-Esmorecío.- Muerto de frío. También designa a un niño harto de llorar.
-Esparatrapo.- Tira de tela o papel que se utiliza para sujetar un vendaje.
-Esparavan.- Movimiento brusco y/o nervioso.
-Esparrabandear.- Diseminar algo desordenadamente, distribuir algo al buen tun-tun
-Esparrabandiá.- Efectuar un  recorrido sin un objetivo determinado. “Voy a dar una esparrabandiá, a ver qué hay por la plaza”
-Esparrama.- Desaliñado, falto de arreglo o compostura.
-Esparramar.- Esparcir, extender lo que estaba junto.
-Esparratacao.- Despatarrado, abierto excesivamente de piernas.
-Esparruchao.- Designa a quien lo ha perdido todo en algún juego. “ He estao jugando con Pepito a los cromos y me ha esparruchao!”
-Espeltrazao.- Lo mismo que “esjalazao”, roto, destrozado.
-Espelechar.- Mudar el pelo los animales.
-Espelucar.- Despeinar, desordenar el pelo.
-Espercudío.- Limpio, aseado, “curioso”.
-Esperezón.- Movimiento convulsivo de una persona o animal justo antes de la muerte, principalmente si ha sido violenta.
-Esperrillao.- Sin dinero. “!No tengo un duro, estoy esperrillao!”
-Espichar.- Morir. “Ese está a punto de espichar”
-Espingarda.- Moza muy alta o que está creciendo muy aprisa. “!Jo, menuda espingarda estás hecha!”
-Espisar.- Se “espisaba” para hacer dos equipos para un juego, un partido de fútbol, etc. Dos niños, normalmente los cabecillas, se ponían frente a frente a cierta distancia y avanzaban poniendo cada uno alternativamente un pie delante del otro, hasta que uno pisaba al otro y era el primero en escoger a los que formarían su equipo.
-Espolillar.- Gastar el dinero a lo loco: “Este muchacho no tendrá nunca un duro, en cuantito y que coge el  dinero lo espolilla”
-Espolique.- Golpe que se daba con el talón del pie en el culo del que hacía de “burro” en el juego de “entera”
-Esprimijo.- Artefacto de madera, de forma parecida a una tabla de planchar actual, donde se estrujaba la leche cuajada para hacer el queso.
-Espuela.- Última ronda de bebida. (Curiosamente, en Méjico se dice “la del estribo”)
-Esquecío.- Enclenque, de poca salud, “escuchimizao”
-Estalache.- Chiringuito. Construcción improvisada, efectuada con materiales pobres o aprovechados de restos de otras instalaciones. Chambao.
-Estalaje.- Designa el hecho de tener una apariencia dejada o fuera de los cánones aceptables, bien por una vestimenta inadecuada o una presencia desagradable. "Anda que menudo estalaje llevas, macho"
-Estarazarse.- Hacerse un corte profundo: “!Chascho, deja quieto el cuchillo de Teodomiro, que te vas a estarazar las manos!”
-Estenazas.- Instrumento de metal que se usa para sujetar fuertemente una cosa.
-Estercolar.- Defecar. Ensuciar, hacer de vientre.
-Estijeras.- Instrumento compuesto de dos piezas afiladas, que se usa para cortar lo que se pone entre ellas.
-Estógamo.- Parte del aparato digestivo, situado entre el esófago y el intestino.
-Estornillarse.- Reirse mucho, sin poder contenerse.
-Esto tiene que traer un reventaero.- Expresión que indica que una situación es insostenible, y que un día u otro se producirá un cambio radical. Se podría aplicar perfectamente a la que estamos lo que hemos vivido estos años atrás.
-Estrambótico.- Extravagante, irregular y sin orden, según definición de la R.A.E. Lo incluímos en la Chachopedia porque es un vocablo de muy poco uso fuera de Quintana; pero muy habitual entre nuestros mayores.
-Estrébedes.- Aro de hierro con tres patas, que se usa para poner a la lumbre sartenes, peroles, etc.
Estrebejil.- Follón, jaleo. “!Anda, que menúo estrebejil estáis formando!”
-Estrozar.- Romper, destruir o hacer trozos algo.
-Estrumpío.- Ruido muy fuerte. “Los cohetes de esta mañana pegaban unos estrumpíos..” 

F

-Faratar.- Deshacer, arruinar o desarbolar algo: “El niño ha cogío el recortable de su hermana y lo ha faratao tó”.  Impedir o estorbar alguna acción. Defaratar. Esfaratar.
-Fardiquera.- Bolsillo del pantalón.
-Farragua.- Persona que no cuida su aspecto, vestuario o presentación. Sinónimo de “esparrama”. “!Anda, que menudo farragua vas hecho!”
-Farrungar.- Deshacer, derribar. Sinónimo de “arrungar”. “!La mesa se ha farrungao del peso que tenía encima!”
-Farto.- Persona con discapacidad síquica.
-Feo lorondo.- Muy muy feo.
-Filuxera.- Gusano que habita dentro de las cañarejas de los cardos que se utilizaba como cebo en las trampas de los pájaros.
-Firingoncia.- Aspaviento, tontería, payasada. “Ya vienes haciendo firingoncias, como un payaso”
-Fiscala.- Se refiere a un trabajo o actividad mal hecho. Si uno iba a la barbería y lo pelaban con trasquilones y mal igualado, su madre exclamaba: ”!Anda, que menuda fiscala te ha hecho el barbero!”
-Fli.- Sustancia que se fumigaba con un aparato que constaba de un depósito cilíndrico y un émbolo para matar moscas y mosquitos.
-Flin.- Obra cinematográfica, penícula.
-Frijón.- Judía
-Fultraque.- Desmayo, lipotimia, desvanecimiento. “A Fulanita le ha dao un fultraque y la han tenío que llevar ancá Don Juan”

-Fusca.- Montón de desperdicios, escombros, trastos u objetos sin valor. Sinónimo de “Chasca” y “Zaramalla”

G

-Galibobo.- Necio, simple. Sinónimo de “Alibobo” “!Aaaay, galibobo”
-Galipavo.- Soso, bobo. “!Qué galipavo eres, hijo!”
-Galipo.- Escupitajo.
-Galrear.- Acezar, respirar con fatiga. “!Chascho, pon a la sombra ese perdigón que está galreando!”
-Galucheo.- Forma especial de huída de los animales, principalmente las liebres, que en lugar de hacerlo abiertamente tratan de pasar desapercibidas.
-Gallego.- Viento frío del Noreste. “!Hoy viene el aire gallego, no veas el frío que hace!”
-Gallillos.- Amígdalas. “!Pa poder vomitar, me tuve que meter los dedos hasta los gallillos!”
-Gañote.- Gaznate. En Quintana servía para designar a alguien muy gorrón: “!Menudo gañote tiene ese!”
-Garrotera.- Mujer con poca vergüenza, pendenciera y de baja estofa. El apelativo se solía acompañar con el de “Vilibaja
-Gayola.- Lo mismo que chocla. Meterse en gayola es irse a la cama.
-Gazuza.- Hambre descomunal. "Chacho, anoche casi no cené y menuda gazuza tengo"
-Gilao.- Tonto, ido, falto de entendimiento o razón.
-Gilimoje.- Se refiere a algo hecho de cualquier manera, con resultados deplorables: “!Anda, que menudo gilimoje has formao”
-Gimiendo.- Consecuencia de haberse ensuciado completamente: “El niño se ha caído en el barro y se ha puesto gimiendo” También indica hablar muy mal de otra persona: “Lo puso gimiendo en un momento”, por decir que lo puso como un trapo.
-Girulo.- Tonto, ido, lo mismo que “Gilao”. “Tú cada día estás más girulo”
-Gitera.- Hartura, indigestión. “!Anda que menuda gitera tengo” También designa una borrachera.
-Golimbro.- Goloso en exceso, que le prácticamente sólo le gustan  los dulces. “!Anda, que menudo golimbro estás hecho!”
-Grinche.- Escondrijo o lugar desconocido por la mayoría de algo deseable. Rinche.
-Grumao.- Agotado, extremadamente cansado. “!He jarbegao toa la fachá y estoy grumaíta!”
-Grumar.- Dar una paliza, una buena “tollina”. “!Niño, ya me tienes jartita, como te agarre te grumo!”
Guá.- Pequeño hoyo en el suelo de tierra, en el que había que introducir la bola en el juego de canicas o “bolindres”
-Guarrajazo.- Caída aparatosa con fuerte golpe, normalmente de barriga o “de bruces” “!Fulanito iba corriendo detrás de una oveja y se ha metío un  guarrajazo…!”
-Guipar.- Ver, percibir, descubrir.
-Guisopo/Jisopo.- Especie de escobilla hecha con ramas secas u otro material usada con distintos fines, principalmente el de salpicar agua u otro líquido con alguna utilidad.

-Guñelos.- Comida que generalmente se consume en el desayuno, acompañando el café, consistente en freir en abundante aceite una masa de harina y agua. Se hace en forma de rosca y se corta y vende en porciones.

H

-Hasta.- Preposición usada generalmente en sentido de desafío: “¿Hasta que apunto más que tú con el tirador? ¿Hasta que no tienes co…. de subirte a ese canchal?
-Hijomilputa.- A veces insulto, a veces cariñoso y otras admirativo, como “! Menuda tía se ha echao ese hijomilputa!”
-Hortera.- Fiambrera, generalmente de latón y cilíndricas, para llevar la comida al trabajo o en los viajes.

-Hule.- Si se pegaba a alguien insistentemente, se decía: “Le dieron hule hasta dejárselo de sobra”

I

-Incliñir/Ingliñir.- Trenzar los diferentes cabos para hacer una cuerda o soga.
-Indición.- Inyección. “!Voy  ancá Manuel el practicante que me ponga una indición!”
-Indilgar.- Endosar a alguien algo desagradable o impertinente.
-Indiluego.- Desde luego.
-Inritar.-Como “Enritar”.  Molestar, sacar de quicio: “!Cállate ya, que me estoy inritando
-Invinculao.- Anulado, manchado, estropeado.
-Invincular.- Involucrar, complicar o comprometer a alguien en un asunto.
-Irse de vareta.- Ir perentoriamente al excusado por unas “caguetillas” agudas.
-Irutar.- Expulsar ruidosamente por la boca los gases gástricos. “!Menudo iruto que ha echao el niño!”

J

-Jabao.- Se les llama así a los pollos o gallos que tienen el plumaje grisáceo con motas de otros colores, a modo de escamas. También designa a una persona pelirroja.
-Jabalero.- Persona poco presentable, sucia y de aspecto desagradable: “!Anda, que menudo jabalero estás hecho!”
-Jabardillo.- Grupo de aves de caza, poco numeroso, principalmente tórtolas o palomas.
-Jabilacia.- Mujer sosa o carente de gracia y viveza.
-Jacina.- Montón grande  de leña o taramas.
-Jallao.- Bebé recién nacido encontrado en la puerta de una casa o una parroquia.
-Jallazco.- Recompensa que recibe quien ha encontrado y devuelto algo que otro había perdido.
-Jamacuco.- Ataque de corazón o de la misma gravedad, perrengue.
-Jaramago.- Planta herbácea de tallo enhiesto de seis a ocho cms. de altura,muy común entre los escombros, con hojas grandes, ásperas y arrugadas. En Quintana designa una persona indeseable e indigna de aprecio: “!Menudo jaramago está hecho ése!”
-Jarbegar.- Blanquear las paredes con cal, encalar. Curiosamente, en Quintana se tiende a poner “indebidamente” la sílaba “en” delante de muchas palabras. En este caso se hace lo contrario, pues se suprime dicha sílaba del original castellano.
-Jarota.- Mujer arrabalera, ordinaria.
-Jarpil.- Prenda de ropa sucia, vieja o en mal estado: “!Niña, quítate ese jarpil!”
-Jarpillero.- Derivada de la anterior, zarrapastroso, andrajoso o desaliñado: “!Anda, ponte otra ropa, que vas hecho un jarpillero!”
-Jarrear.- Golpear, pegar: “!Como te jarree una hostia vas a ver, macho!”
-Jarrearse un cuesco.- Expeler una ventosidad, tirarse un pedo.
-Jarrete.-  Tirar a jarrete es atacar verbalmente a otra persona, no dejarle pasar ni una. Tirar a dar, tirar con bala (en sentido figurado)
-Jartá.- Gran cantidad de algo. Lo mismo que jocharrá.
-Jarto.- Saciado, ahíto. También cansado de algo.
-Jastial.- Dependencias traseras de las casas, cuadras, etc. También define a una persona demasiado grande o voluminosa: “!Este tío está hecho un jastial!”
-Jastiarse.- Cansarse, hartase. "Averaveraver, estoy jartita de llamar a los críos pa comer y no hay manera. No se jastian nunca de jugar"
-Jástil.- Mango, generalmente de madera, que tienen las azadas, picos, hachas y otros instrumentos semejantes. “!Como te jondee con el jástil vas a ver lo que es bueno!”
-Jateao.- Ebrio, borracho.
-Jato.- Conjunto de ropa y utensilios de una persona para el uso preciso y ordinario. También porción de ganado.
-Jeder.- Desprender un olor desagradable y penetrante: “!Chascho, métete una ducha que jiedes más que una betetuta!”
-Jediondera.- Persona melindrosa en exceso, a la que todo le da asco: “!No te gusta ná, estás hecho una jediondera!”
-Jergona.- Tragona, que come demasiado.
-Jerruzo/a.- Se llamaba así a las personas, principalmente a los niños, que eran de tez y cabello muy oscuros. Seguramente el origen  está relacionado con alguna palabra de los “moros” o que los designaba.
-Jesa.- Dehesa. Tierra con encinas clareadas, dedicada generalmente al pastoreo.
-Jícara.- Porción de una tableta de chocolate. También denomina los soportes metálicos que se ponían en las fachadas y los objetos de vidrio colocados en ellos para sujetar y aislar el tendido eléctrico.
-Jilando.- Expresión para imponer celeridad a una persona en un cometido: “Ve a  arreglar tu habitación. Venga, ¡jilando!”
-Jilo verde.- Expresión usada para ordenar a alguien que abandone un lugar. “!Venga, jilo verde!”
-Jimiendo.- Consecuencia de haberse ensuciado completamente: “!El niño se ha caído en el barro y se ha puesto jimiendo!”. También indica hablar muy mal de otra persona: “Lo puso jimiendo en un momento!”
-Jincar la estaca.- Evacuar el vientre, cagar.
-Jipío.- Expulsión ruidosa por la boca de los gases gástricos. Lo mismo que “iruto” o “regotrío”
-Jitera .- Mal cuerpo después de un “jartón” de comer y, sobre todo, beber. “Jartura”, aburrimiento, empancinamiento.
-Jocharrá.- Gran cantidad de alguna cosa: “!No veas la jocharrá  de cromos que tengo!”
-Jocicar.- Caer de bruces.
-Jocino.- Instrumento para segar mieses o hierba, compuesto de una hoja acerada curva y un mango de madera.
-Joío.- Designa generalmente un niño travieso o desinquieto: “!Niño, estate quieto so joío!”
-Joío por culo.- Más o menos lo mismo que joío,  más contundente.
-Jolla.- Valle pequeño, cañada.
-Jondear.- Enjuagar la ropa. También significa golpear con violencia: “!Como vaya pa’llá te voy a jondear una hostia que vas a ver!”
-Jormiguillo.- Denomina el cosquilleo que tenemos cuando se nos duerme una pierna u otro miembro: “Espera, que tengo un jormiguillo en la pierna y no me puedo mover”
-Jostugo.- Trozo pequeño de algo. Una persona que ya está “empancinada” dice: “!No me cabe ya ni un jostugo!”
-Jotril.- Cuchitril, casa o estancia pequeña, vieja o destartalada.
-Juan Lana.- Persona de poca entidad, tenida en poca consideración. Lo mismo que chiribaina o chascajabas.
-Juitivo.- Furtivo
-Juncia.- Tallos de juncos. El día del Corpus se cubrían de juncia las calles por las que pasaba la procesión. Después, los niños nos hacíamos “zurriagos” trenzando la juncia.
-Jundir.- Beber o comer en demasía. “!Jo, cómo junde el tío!” También significa perder algo: “!No encuentro las tijeras, seguro que las habéis jundío!”
-Jupe-Jupe.- Prisa, rapidez, prontitud. “!Ya vas con el jupe-jupe!”
-Jurá y bendita.- Afirmación o negación rotunda de algo, poniendo a Dios por testigo. Juramento.
-Jurguilla.- Persona insignificante o incordiante.
-Jurraca.- Afeminado, mariquita, amanerado. “!Mira ése, menudo jurraca está hecho!”
-Jurracón.- Lo mismo; pero con más intensidad.
-Jurraconazo.- El superlativo de jurraca.

-Jurranera.- Guarida o cueva donde habita un animal salvaje. “!Menuda jurranera que tienen hecha las zorras!”

K

L

-Lagaña.- Mucosa de las glándulas de los párpados, cuajada en el borde de los ojos.
-Lamiar.- Lamer, pasar la lengua por la superficie de algo.
-Lampar.- Estar falto de comer. “!No veas el hambre que tengo, estoy lampando!”
-Lamprío.- Lape, golpe con la mano que se da a los niños, generalmente en el culo, para que se estén quietos y no alboroten.
-Lampuzo.-   Gorrón y tragón.
-Lar doce.- Denominación especial de la hora de mediodía o medianoche, a diferencia de las demás, que emplean el artículo habitual “las”
-Latón.- Especie de tazón metálico con el que se bebía el agua de las tinajas.
-Lechera.- Planta silvestre de unos 50 cms. de altura, cuya savia es lechosa.
-Lefre.- Expresión usada para terminar una frase con rotundidad: “!Estate quieto, lefre!”
-Lejío.- Ejido, terreno comunal, sobre el que hoy se asientan la mayoría de las canteras: “!Niños, díos a jugar al lejío sereno, que me tenéis jartito!”
-Llenarse.- Mancharse, ensuciarse: “!Niño, cómete con cuidado el chocolate, que te vas a llenar!”
-Loronda.-  Mujer  fea o muy fea
-Lorzas.-  Michelines.
-Lumbral.- Escalón, por lo común de granito, en la puerta de entrada de las casas. Adivinanza: “En la puerta está y no quiere entrar”  “!El lumbral!”

M

-Macoquera.- Partes que quedan sucias tras una limpieza poco esmerada: “!Menuda limpieza has hecho, has quedao un montón de macoqueras!”
-Maganta.- Vieja, macilenta. Se decía sobre todo cuando a alguien le vendía como cordero una carne dura y correosa. "!Anda, que en vez de cordero te han dao carne de oveja maganta. Menuda cuña te han metío...!"
-Malandariego.- Persona que lleva una vida licenciosa.
-Malaputa.- Expresión para reñir a una niña pequeña, por desobediencia u otras razones: “!Ven aquí, so malaputa!”
-Malavasija.- Denominación de los niños traviesos o revoltosos. “!Este niño es la malavasija más grande del mundo!”
-Malcomío.- Expresión despectiva para designar a alguien de pocos posibles.
-Mameluco.- Persona torpe y bruta.
-Mamola.- Juego que se hacía a los niños, que consistía en señalarles algo en el cielo (un pajarito sin cola) para tirarle de la piel bajo la barbilla cuando levantaba la cabeza.
-Mamoteo.- Gorroneo.
-Mandao.- Recado. “ ¿Dónde vas?”. “Ancá Fulanito, a hacer un mandao”
-Marrajo.- Tritón, especie de lagarto de agua, que abundaba en la Laguna , cuando tenía agua. También piedra colocada estratégicamente en los pozos que facilitaba la extracción de agua.
-Marrera.- Juego infantil, también llamado “barrera”
-Maruña.- Legendario y temible habitante de los pozos, con el que se asustaba a los niños para que no se acercaran a ellos y se pusieran en peligro.
-Matagallinas.- Tren de carbón que paraba en la estación de Quintana.
-Maturiento.- Denomina un color apagado, plomizo, de nula vistosidad y visibilidad. Similar al color de panzaburro.
-Mea poquito.- Persona apocada, de poca entidad.
-Medio bobo.- Lo mismo que galibobo, atontecío, etc.
-Meterse en chocla.- Acostarse, irse a la cama.
-Miaja.- Porción pequeña o menuda de algo. “!Pásame el chorizo, que voy a coger una miaja!”
-Miajón.- Miga del pan.
-Mijina.- Porción muy pequeña de algo.
-Milindre.- Pequeño, sabido. Usurero.
-Misto.- Fósforo, cerilla.
-Mistolobo.- Perro pastor alemán.
-Mitria.- Bofetada, golpe con la mano abierta. “!Ven p’acá, que te voy a meter un par de mitrias!”
-Mocharrá.- Gran cantidad de alguna cosa. Lo mismo que “jocharrá”
-Mochazo.-  Manotazo, puñetazo o golpe propinado con algún objeto. “Como no te estés quieto te doy un mochazo que te avío”
-Mocho.- Juego infantil que consistía en golpear un palo pequeño cilíndrico aguzado en ambos extremos con una tabla. Ganaba el que lo enviaba más lejos tras tres golpes, en los que se decía:  Ana, toleana y no tengo más gana.
-Mochuelo.- Forma despectiva de referirse a una persona: “!Valiente mochuelo que está hecho ése!”
-Mojaño/Morgaño.- Arácnido de cuerpo pequeño y redondeado y patas muy largas y delgadas, común en dependencias poco usadas.
-Moje.- Picadillo o ensalada a base de hortalizas (tomate, pimiento, pepino, ajo, aceite, sal, vinagre, etc.)
-Mojecillo.- Moje.
-Moje machao.- Especie de gazpacho, típìco de Quintana, que básicamente lleva mucho tomate, ajo, pan y aceite y que se comía en la misma barreña que el gazpacho: “Mi padre hacía el mejor moje machao del pueblo”
-Molondrosco.- Bruto, zopenco, zafio, gamberro, cafre. "!Este niño me tiene jartita. Menudo molondrosco está hecho!!!"
-Momio.- La parte magra del jamón o de cualquier otro alimento. La parte buena de cualquier cosa.
-Mondaespigas.- Persona de poca entidad, tenida en poca consideración. Lo mismo que chascajabas, chiribaina, etc.
-Mondar.- En Quintana, sinónimo de pegar: “!Si te cojo te mondo!”
-Mondongo.- Intestinos y panza de los animales, principalmente de los cerdos. Bajo vientre, burutango. “!Si voy p’allá te pateo el mondongo!”
-Monillo mosquero.- Denominación de diversos pájaros insectívoros de pequeño tamaño, como los herrerillos, carboneros, etc.
-Moquero.- Pañuelo (dicho de forma mucho más descriptiva)
-Morcilla de lustre.- Morcilla de sangre y verduras, en expresión más “fina”
-Morcilla de vientre.- Lo mismo, pero expresado más ordinariamente.
-Moreno/morenillo.- Masa de carbón y vinagre que se usaba para curar las heridas de las ovejas producidas por la esquila. Designaba también al encargado de aplicarla.
-Mormera.- Obstrucción de la nariz por exceso de mucosidad, síntoma de tener o iniciar un constipado.
-Muchachillos con chalequillos.- Variedad de judía, con semillas más pequeñas y con una mancha negra en el centro.
- Muertojambre.- Forma despectiva de referirse a alguien, aludiendo a sus pocos posibles.
-Munguía.- Apocada, sosa, mosquita muerta.

N

-Nabú@: Habitante de Quintana. Los de Zalamea son “gitanos”, los de Castuera “turroneros” y nosotros “nabúos”.
-Nanque.- Aunque.
-Nío.- Especie de lecho que fabrican las aves para poner los huevos y criar los pollos.
-Ni tampoco chispa.- Nada en absoluto. "A tí ahí no te se ha perdío ni tampoco chispa"


Ñ

-Ñorda: Suciedad acumulada, porquería, roña.


O

P

-Pachocha.- Mujer sosa, simple, sin arrisco :”!Mira que eres pachocha!” También designa la actitud de sosería, indolencia: “!Anda, que menuda pachocha tienes!”. Pachorra.
-Pájara.- Mujer lista, manipuladora, retorcida.
-Pájara pinta.- Más que pájara.
-Pajarilla.- Que va camino de ser una pájara. También, páncreas del cerdo.
-Pajarraca.- Más que pájara pinta. También riña, bronca, contienda: “Llegué muy tarde a casa y menuda pajarraca me formó mi madre”
-Pajoneo.- “!Voy a dar una vuelta, a ver el pajoneo!”. Significa que vamos a ver cómo está el ambiente, a enterarnos de los últimos chismes, etc.
-Palos del sombrajo (Caerse los).- Expresión que equivale a caerse la cara de vergüenza, a encontrarse en una situación embarazosa. "A mí me cogen en un asunto así y se me caen los palos del sombrajo"
-Palrar.- Hablar, sobre todo hablar por hablar.
-Palroteo.- Conversación, sobre todo la de hablar por hablar.
-Panera.- Recipiente de madera, con una zona acanalada para restregar, donde se lavaba la ropa a mano.
-Pan pringao.- Persona de poca entidad; pero con presunciones:!”Este es un señorito del pan pringao!”
-Pan y popas.- Expresión que indica que dominamos algo: “Me sé la lección como pan y popas”
-Pansinsal.- Hombre soso, memo, pachocho.
-Panzaburro.- Denomina un color similar a las barrigas de estos animales, es decir, una especie de gris sucio.
-Pañajal.- Parte de la camisa que sale fuera del pantalón: “!Chascho, que llevas tó el pañajal por fuera, métetelo!”
-Paparuca.- Mujer grande y pachocha.
-Paparuco.- Descalificación de alguien con quien no estamos de acuerdo, indicando que está en un error por su memez y su candidez: “!Aaaaay, qué paparuco eres!”
-Papona.- Indolente, perezosa, que no se afecta o conmueve. !Anda, hija, qué papona eres!
-Paralí/Paralis.- Privación o disminución del movimiento de una o varias partes del cuerpo. Parálisis.
-Patagatos (a).- Expresión que indica gran cantidad de algo: “!Este año hay criadillas a patagatos!”
-Patuerca.- Mentira: “!Eso que dices es una patuerca!”. Engaño en una transacción comercial: “Me he comprao un coche y menuda patuerca me han metido”
-Pavilacio.- Memo, bobo, sin gracia, incapaz. “!Anda, que menudo pavilacio estás hecho!”
-Pecao.- Define a un niño travieso, revoltoso, desinquieto: “!Este niño es un pecao!”
-Peditorio.- Reunión y comida de los familiares de una pareja de novios en casa de la novia, al final de la cual los padres del novio pedían la mano de la novia.
-Pejiguera.- Pesado, molesto, impertinente: “!Hay que ver lo pejiguera que eres!”
-Peladilla.- Cochinillo. Comida y tapa muy típica en Quintana.
-Pelapájaros.- Niño travieso, revoltoso, pecao: “!Este niño es un pelapáraros!”
-Pelona.- Helada nocturna. "!Chascho!, menuda pelona ha caído esta noche!"  "!Hoy es soberana!!!
-Pelo grifo.- Pelo muy rizado.
-Pelrrático.- Se dice de alguien que es muy nervioso y desinquieto. "Chacho, estate quieto un rato que estás pelrrático perdío"
-Penca.- Zona que rodea el culo de los pollos.
-Penícula.- Obra cinematográfica, película, flin. “!Chascho, has visto qué penícula ponen hoy en La Verbena? Un flin de Gari Cupe, ná menos!”
-Pénjamo.- Órgano sexual femenino: “Amos anda, arráaascate el pénjamo”
-Peo de lobo.- Hongo cilíndrico, que cuando está seco al reventarlo produce sonido y expulsa una nubecita de polvo (las esporas)
-Peo jinchón.- Hombre blandengue, nenaza, llorón.
-Pepona.- Mujer gordinflona, con los coloretes muy marcados.
-Perpejía.- Borrachera, embriaguez: “!Hay que ver la perpejía que lleva ése encima!”
-Perigallo.- Aprendiz de cantero.
-Perrancón.- Hombre grande y poco aficionado al trabajo.
-Perrandalona.- Mujer desoficiá, que no da golpe, todo el día de casa en casa con betunes.
-Perrengue.- Desmayo, jamacuco.
-Perritraco.- Flojo, holgazán, persona nada dispuesta al trabajo:”!Ese tío es un perritraco!”
-Perrobobo.- Memo, excesivamente cándido y confiado: “!Aaay, menudo perrobobo estás hecho!”
-Perromanga.- Persona que casi siempre está fuera de casa: “¿De dónde vienes? ¡Anda, que estás hecho un perromanga!”
-Perrunilla.- Junto con la regeñía, la repostería más emblemática de Quintana. Se hacen con manteca de cerdo, huevo, azúcar, rayadura de limón y una pizca de sal. Buenísimas.
-Persislás.- Celofán. “Abre el estuche de la muñeca sin romper el persislás, por si tenemos que descambiarlo en Las Pajaritas”
-Pestorejo.- Jeta o cara del cerdo.
-Picha floja.- Pues eso.
-Picoya.- Rama más alta de un árbol. Cima de un cerro.
-Picos.- Pañales de tela.
-Piesquemaos.- Expresión despectiva para designar a las personas que detestamos.
-Pijato.- Pene de los animales, cerdos, toros, etc.
-Pilistra.- Planta originaria de China, de interior o sombra, muy común en las casas y patios de Quintana. Aspidistra.
-Pilriático.- Revoltoso, desinquieto, incapaz de parar de moverse: “!Niñoooo, para ya que estás pilriático perdío!”
-Pimpájaros.- Planta silvestre de flores amarillas que crece en primavera, muy querenciosa para los telarines (jilgueros)
-Pinchauvas.- Persona de muy poca entidad. “Anda que menúo pinchaúvas está hecho el macho”
-Pinche.- Barra fina metálica, con una lanza en la punta, utilizada para cazar lagartos.
-Pinchotazo.- Herida punzante. Acción y efecto de pinchar. Pinchazo.
-Pingando (Poner/Ponerse) .- Empaparse de agua o de otra sustancia: “Vengo sin paragüas y me he puesto pingandiiito”. Hablar mal de alguien: “Lo que llegaron a rajar de ella. La pusieron pingando”
-Pío.- Se les llamaba así a  las personas con manchas claras en la piel. Existía la creencia de que podía ser producido por el escupitajo de un sapo.
-Piocha.- Juego infantil, que consistía en ganar terreno al adversario pinchando un objeto punzante en el suelo, sin fallar.
-Piojo verde.- Persona insignificante e incordiante. Jurguilla.
-Pirriaque.- Vino o cualquier otra bebida alcohólica: “¿Tan temprano y ya estás dándole al pirriaque?”
-Pispireta.- Mujer que va siempre arreglada, con tacones, pintada y bien peinada.
-Pitera.- Brecha o herida en la cabeza:”!Le han dao una pedrá y le han hecho una pitera!” También denomina los desconchones de las paredes.
-Pitilla.- Lavandera, ave insectívora que aparece por primavera y frecuenta huertos y lugares encharcados. Chorobita.
-Pítima.- Borrachera: “!Anda, que menuda pítima lleva ése!”
-Pochora.- Mujer triste, compungida, poco animosa: “!Hoy no me encuentro bien, estoy un poco pochora!”
-Pollancona.- Mujer muy grande, pechugona y pachocha.
-Pollilla americana.- Mujer menudita, rubia, muy dispuesta, con agílibu.
-Pos anda.- Pues vaya, pues sí que estamos apañaos.
-Presinarse.- Hacer la señal de la cruz.
-Pringá.- Rebanada de pan frita.
-Pringuezorras.- Sucio, desaliñado, despreocupado por su aspecto y presencia.
-Privá.- Excremento vacuno. También significa borrachera.
-Propuesta.- Pretexto. “Anda, ponte ya a estudiar y deja de poner propuestas”
-Puchas.- Especie de gachas hechas con harina, agua y azúcar, que va acompañada de chicharrones. Se les llamaba antiguamente “natillas de los pobres”.
-Puesto.- Lugar o artefacto donde se oculta el cazador de perdiz con reclamo.
-Puga.- Punta, clavo pequeño.
-Pugazo.- Golpe que se daba con la punta del repión ganador al que perdía.
-Pujiento.- Aplicado normalmente a los niños cuando están largo rato llorosos y quejosos por algo de poca monta: “Niño, no seas tan pujiento y cállate ya de una vez

-Puntapala.- En gran cantidad: “!Este año hay tórtolas a puntapala!”

Q

-Quedar/se.- Dejar: “!Queda las cosas aquí, ya las recogerás después!”. Olvidar: “Me tendréis que invitar, que con las prisas me he quedao la cartera en casa”
-Que me muera.- Afirmación o negación rotunda de algo, como una especie de juramento.


R

-Rabaílla.- Región lumbar: “!Me he caído p’atrás y me he pegao en tó la rabaílla!”
-Rabisca.-  Mujer siempre malhumorada, irascible, de mala uva.
-Racha.- Hendidura, grieta, abertura o quiebra de algo. Raja.
-Rabona.-   Liebre. También hacer la remonta, hacer novillos, faltar a la escuela.
-Rachar.- Agrietar, quebrar, abrir rajas en algún objeto.
-Rajamanta.-Mala persona, bicho malo. Persona desaliñada, muy despreocupada por su aspecto o presencia.
-Rajanalga.- Niño travieso, alborotador, desinquieto: “!Ven aquí y estate quieto, que eres un rajanalga!”
-Randa.- Tramposo, ventajista, granuja. “!No juegues con ese a las bolas, que es un randa de mucho cuidado!”
-Rañoso.- Tacaño, miserable, ruin. Cantábamos: “Dame el aguinaldo, carita de rosa, que no tienes cara de ser tan rañosa…!”.  Oxidado.
-Raspajilón.- Refilón. “Me ha dao con el palo de raspajilón”
-Raspalindes.- Quien con la azada y el arado intenta ampliar sus propiedades a costa de las de los demás. También designa a los niños traviesos y revoltosos, como rajanalga.
-Rasponazo.- Arañazo, rasguño.
-Rastras.- Gancho de  varias puntas usado para sacar objetos caídos al pozo.
-Ratear.- Liar una cuerda a alguna cosa.
-Rebanar.- Cortar el pan para las migas.
-Rebanete.- Arrebato. Deseo o motivo que impulsa a hacer algo de manera súbita, sin pensar en las consecuencias: “!Me dio un rebanete y le jarreé un guantazo!”
-Rebimbar.- Rebosar.
-Rebuitre.- Arma de fuego. “!Chascho, dónde vas con el rebuitre!”
-Recatón.- Regatón, casquillo que se pone en las lanzas para darles mayor firmeza: “!Le metí el cuchillo hasta el recatón!” significa hasta la empuñadura, hasta el fondo.
-Rechamante.- Brillante, multicolor, abigarrado, de pésimo gusto.
-Rechinar.- Ruido que hacen las puertas con las bisagras mal engrasadas: “!Chascho, échale aceite a las puertas que rechinan un montón!”.
-Rechinoso.- Crujiente.
-Recloquear.- Mimar a alguien, sobre todo si está enfermo; “!Anda, qué bien estás en la cama, como te gusta que te recloqueen!”
-Refajo de la camilla.- Falda de invierno para la camilla del brasero.
-Regeñía.- La repostería quintaneja por excelencia, junto con la perrunilla. Torta casera con harina, manteca de cerdo, azúcar, aceite, chicharrones, aguardiente y anises, adornada con  almendras y, a veces, confites de colores. Típica del Jueves de Compadre.
-Regilete.- Muy rápido, agitado, demasiado deprisa: “¿Dónde vas como un regilete?”
-Regotrío.- Expulsión con ruido por la boca de los gases gástricos. Iruto.
-Rejalgar.- Objeto de muy baja calidad o persona muy mala, por comparación con un mineral tóxico de color rojo, mezcla de arsénico y azufre. “!Ese tío es más malo que el rejalgar!”
-Rejaquear.- Expresión referida a alguien que duda, tarda o le cuesta hacer algo: “!Tira p’alante y no rejaquees tanto!” También se decía que rejaqueaban los repiones que cuando giraban no lo hacían con limpieza y suavidad, por algún defecto de fabricación. De los que giraban bien se decía que se quedaban “clisaos”.
-Rejendija.- Grieta, hendidura, raja o abertura larga y estrecha que se produce en una pared, una madera, etc. Las de las paredes sirven de refugio a las salamanquesas.
-Rejoío.- Travieso, golfo, pillo, que está todo el día dando la lata: “!Hay que ver lo rejoío que es este niño, coñe!”.
-Rejorguete.- Colgante.
-Rejostreo.- Exceso de confianza o cariño con otra persona hasta ser agobiante. Toqueteos y achuchones de las parejas.
-Relleve.- Regalo que se lleva a los familiares de alguien que ha fallecido o que ha sido sometido a alguna operación quirúrgica. “Tengo que llevarle el relleve a la Petra, que el lunes operaron a su padre”.
-Remajiego.- Remolón, que demora o intenta evitar el trabajo o la realización de algo: “!Chaaaascho, ven p’acá y no te hagas el remajiego, so camastrón!”
-Remonta (Hacer la).- Hacer novillos, faltar al colegio. “Hoy he hecho la remonta y no he ido a la escuela”. Hacer rabona.
-Remosquión.- Remolón, lo mismo que remajiego.
-Renano.- Más pequeño o más endeble de lo que le correspondería a su edad o naturaleza. Escuchimizao, entelerío. “Este muchacho cada día está más renano”
-Reno.- Larva de la rana, que se diferencia del animal adulto principalmente por tener cola, carecer de patas y respirar por branquias. Eran objeto de caza por los niños cuando había una cosa que se llamaba arroyos.
-Repañar.- Rapiñar, hurtar o robar algo, arrebatándolo todo sin dejar nada.
-Repápalos.- Especie de albóndiga en forma de huevo hecho generalmente con pan rallado, sal, cebolla, cilantro, huevo, etc. Comida típica de Semana Santa, por la abstención de comer carne debida a la vigilia.
-Repeón/Repión.- Peonza, trompo. Juguete de madera, de forma cónica y rematado con una púa de acero, en el que se enrolla una cuerda para lanzarlo y hacerlo girar.
-Repiao.- Pirado, falto de juicio y entendimiento.
-Resfregar.- Frotar con ahínco algo con otra cosa, para darle limpieza, calor o tersura.
-Restrajila.- Serie de muchas cosas enlazadas o puestas en fila. Lista de muchas cosas. Ristra.
-Retolicar.- Protestar de algo monologando con una larga sucesión de argumentos, muchas veces repetitivos. Refunfuñar hasta la exasperación. "!Deja ya de retolicar, joío por culo, que me tienes jartito!"
-Retortollúo.- Referido principalmente a personas o animales que presentan un buen  desarrollo o una buena planta. "!Chacho, mira qué retortollúo se ha puesto ese palomo zuro que estaba tan entelerío!"
-Retranca.- Intención disimulada, oculta. Disimulo de las verdaderas intenciones o motivaciones.
-Retuerto.- Retorcido o muy sinuoso
-Revejío.- Enclenque, mucho menos desarrollado de lo normal. Excesivamente flaco y flojo.
-Revenío.- Añejo, pasado de fecha. “!Este jamón no está bueno, está un poco revenío!”
-Revolver la pajarilla.- Estado de indignación absoluta. “!El tío idiota ese me ha revuelto la pajarilla. Si no me asujetan lo esjalazo!”
-Reyir.- Manifestar regocijo mediante determinados movimientos del rostro y del cuerpo. Celebar algo con risa: “!Chascho, me han contao un chiste tan bueno que me he estao riyendo media hora! Estábamos  tós venga reyir, venga reyir, sin poder parar”
-Rijostra.- Trozos de piedra que se usaban en la construcción.
-Rinche.- Escondrijo o lugar desconocido por la mayoría de algo deseable: “Me sé un rinche de peros nanos que están aparvaos”.
-Risorio.- Persona que con sus modales, gestos o forma de vestir y comportarse provoca la hilaridad de los demás: “!Anda, que te crees que vas bonito y lo que vas es hecho un risorio!”
-Roa, roa que vas de boa.- Expresión que “animaba” a la bola en el juego de las canicas hasta que siguiera avanzando para alcanzar el guá, la bola enemiga o una posición mejor.
-Roadizo/Rodaízo.- Terraplén, lugar inclinado de cemento o tierra por donde se dejaban resbalar los niños.
-Rodar.- Resbalar, desplazarse involuntariamente por una superficie lisa o viscosa, que muchas veces termina en caída: “!Niño, no pises por lo fregao, que te vas a rodar!”
-Rosquete.- Rosco de pan adornado con huevos cocidos, típicos del Jueves de Compadre, y que normalmente regalan los abuelos a los nietos o los padrinos a sus ahijados.

Retortollúo.- Hombre o animal grande, de complexión fuerte y sana.

S

Salamanquesa.- Saurio de unos ocho cms. de largo, de color ceniciento y hábitos nocturnos. Vive en las grietas de los edificios y se alimenta de insectos. Se la tenía erróneamente por venenosa, si te “escupía”
-Salavear.- Mirar a ojo la labor hecha a una piedra de granito, para comprobar si el trabajo se está haciendo bien.
-Sandunguero.- Juerguista, persona que siempre tiene ganas de fiesta.
-Sangraera.- Aliviadero de la ¡ay! laguna, por el que rebosaba el agua cuando se llenaba.
-Sangrenabo.- Persona que se toma las cosas con tranquilidad, sin nervios ni agobios, y a quien no le importa la opinión de los demás: “!Ese tío es un sangrenabo!”
-San Pedrito.- Mariquita. Insecto hemíptero, de cuerpo oval y de un cm. de largo. Su parte superior es encarnada con motitas negras.
-Sardina.- Pelargonio de hojas grandes y velludas, con flores rojas. Planta muy apreciada para las macetas en Quintana. Geranio.
-Serijo.- Especie de taburete generalmente usado para el ordeño. También pequeño recipiente hecho de mimbre, espadaña o similar, usado para poner el pan, la fruta, etc.
-Serranos.- Pastores que antiguamente hacían la trashumancia del ganado a pie por las cañadas reales y cambiaban pieles de ganado por alimentos.
-Sersinbrillo.- Persona apocada, tímida, de poco ánimo o espíritu.
-Sinapismo.- Tío coñazo, excesivamente susceptible, que muestra desagrado por todo y pide o hace cosas que están fuera de propósito. Persona que molesta y exaspera.
-Sinsenara.- Lo mismo que sangrenabo.
-Sinsustancia.- Persona sosa, simple, que carece de gracia y viveza.
-Sobretodo.- Segundo plato de las comidas, que se compone de chorizo, salchichón, queso y fiambres en general: “!Niño, ve al frigo y saca el sobretodo!”
-Socuello.- Lugar defendido de los vientos. En otros pueblos se dice “sogato”
-Solano.- Viento del Este, a veces caliente y siempre seco, que cuando dura varios días “asolana” el campo. De ahí viene el dicho: “De Castuera, ni buen viento ni buen casamiento”, por estar situada Castuera al Este de Quintana.
-Solutamente.- De manera absoluta, en absoluto, de ningún modo.
-Sonco.- Uno que “las mata callando”. Persona que a la vista de los demás “no ha roto un plato en su vida” y que luego, por lo “bajini” está hecho un “prenda”.
-Soplillo.- Tubo largo metálico que antiguamente se usaba para encender la lumbre soplando por él.
-Suave.- Más o menos lo mismo que “sonco”
-Sumanta.- Tunda, zurra.

T

-Tabarrera.- Tener o haber tenido una buena tabarrera es estar pasando o haber pasado una enfermedad especialmente larga y molesta. “Menuda tabarrera he tenido con la gripe ogaño”.  También se refiere a una bulla o jaleo excesivos: “Anda que menuda tabarrera me dieron unos tíos gritando junto a mi ventana…!Toíta la noche sin pegar ojo!”
-Tacarnilla.- Cardillo. Planta bienal que se cría en sembrados, barbechos y posíos, cuya penca es comestible cuando está tierna. Muy apreciada en Quintana. "!Chascho, me sé un rinche de tacarnillas que está aparvaíto!"
-Tajarina.- Borrachín, persona que tiene el hábito de embriagarse: "!Anda que menudo tajarina estás tú hecho...!"
-Tángala.- Algo que está mal colocado y a punto de caerse: “!Cuidado, que ese palo está en tángala y en cualquier momento va al suelo!”.  Como ves, Francisco Gallardo, está recogido en la chachopedia. La mayor tángala de Quintana es la de la “Piedra una sobre otra”.
-Tango.- Lugar donde se pone el reclamo en la caza del perdigón con idem.
-Taramas.-  Ramas finas con hojas de las encinas, muy aparentes para encender una chosca.
-Tarazar.- Cortar algo o cortarse uno mismo sin querer con algo afilado: “!Niño, deja ese cuchillo, que te vas a tarazar!”
-Tentebonete.- Lleno hasta arriba: “He llenao el depósito de gasolina a tentebonete”
-Telarín bonito.- Jilguero. Pájaro de bonito canto con el plumaje muy colorido a base de negros, blancos, amarillos y rojos. Se domestica fácilmente y puede cruzarse con los canarios.
-Telarín feo.- Verdecillo, pájaro migratorio habitual de parques, jardines y huertos. Plumaje jaspeado en dorso y flancos. Los machos adultos tienen el obispillo, pecho y vientre de color amarillo intenso.
-Terrimoche.- Montón de tierra, o de cacharros y trastos viejos.
-Te vas como el tío Juan Sierra.- Irse sin despedirse, a la francesa.
-Tia tirá.- Puta, putón verbenero.
-Tibio (ponerse).- Comer o beber exageradamente: “!Ayer estuve de caldereta y anda que me puse tibio!”
-Tío del sebo.- Personaje con el que se asustaba a los niños para que no salieran por la siesta, por temor a una insolación. Teóricamente mataba a los niños para sacarles la manteca.
-Tío por dos reales.- Hombre poco honesto, informal, de poca palabra y menos vergüenza.
-Tirador.- Artefacto que se componía de una horquilla de madera o metálica, dos gomas de cámara de tractor y un trozo de badana, con el que los niños lanzábamos “chinatos” a los pájaros o lagartijas, con más puntería de la que pudiera parecer. De todo ello estamos muy arrepentidos. Tirachinas.
-Tirbiaque.- Lo mismo que pirriaque, vino o cualquier bebida alcohólica: “!Anda que no te gusta ná el tirbiaque!”
-Tirria.- Igual que en el resto de España, manía, odio u ojeriza hacia algo o alguien. La diferencia es que en Quintana el uso de esta palabra era muy habitual. "Es que la tengo atravesaíta, le tengo una tirria que no la puedo ver, sólo de pensar en ella me entra una enritación..."
-Tiznera.- Piedra de granito en las chimeneas, adosada a la pared, sobre la que se apoyaba la leña.
-Tollina.- Zurra, paliza, castigo a base de golpes o azotes: “!Una buena tollina es lo que necesitan esos atontecíos!”
-Tomate.- Agujero en los calcetines, principalmente en los carcañales
-Tontojoío.- Persona molesta, que no para de dar la lata. Tontolculo.
-Tontoperdío.- Expresión despectiva para referirse a una persona con poco juicio, disparatado o imprudente: “!Ese tío está tontoperdío!”
-Topafarola.- Juego infantil, que sólo podía desarrollarse en el Parque, y ahora en ningún sitio.
-Torcía.- Mecha del candil.
-Torillo el esconder.- Juego infantil. Escondite.
-Torrija.- Borrachera.
-Tragaero.- Faringe y principio del esófago, por donde pasan los alimentos camino del estógamo.
-Tragaldaba.- Persona que come sin mesura, tragón.
-Tranca.- Lo mismo que perpejía. Borrachera. “!Anda, que menuda tranca llevabas ayer!”
-Trancazo.- Golpe fuerte, asestado con un objeto contundente.
-Traquío.- Golpe que se recibe por una caída: “!Anda, que menudo traquío te has dao!”
-Trajín.- Actividad febril, acarreo llevado  a término con mucha rapidez y agitación.
-Trajinar.- Conquistar, ganar o conseguir algo con esfuerzo, habilidad y mano izquierda: “!Anda, que qué pronto te has trajinao a tu madre para que te deje ir a la feria”! . También conseguir algun@ llevarse al catre a otr@. “!Ayer me trajiné a Fulanit@!”
-Transío.- Muy cansado, desfallecido. "Me voy a meter en chocla ya mismo, que estoy transío.
-Trascolao.- Que ha cambiado de posición, pasando por encima de los que tenía delante.
-Trasqueledió.- Juego infantil: “Trasqueledió que le rompió un saco, trasqueledió que lo reventó, si no son una serán dos y si no cuarenta y dos.
-Trastiaero.- Preocupación por algo que nos produce intranquilidad, temor, angustia o inquietud: “!Estate tranquila y deja ya ese trastiaero!”
-Travesío.- Hombre grande y ancho de espaldas.
-Trejemaneje.- Manipulación, conspiración, enredos poco claros para conseguir algo.
-Tremadal.- Cosa enorme, exagerada o persona demasiado obesa o grande: “!Sigue comiendo así, que estás hecho un tremadal!”
-Trespasao mañana.- Dentro de tres día, el día siguiente a pasado mañana.
-Trinque.- Trago de agua, vino u otro líquido que se bebe de una vez: “!Chascho, trae p’acá la bota que le pegue un trinque!”
-Trola.- Mentira, embuste, engaño. Patuerca.
-Trompa.-  Embriaguez, borrachera, tranca, perpejía.
-Trompezar.- Golpear con los pies algún obstáculo al andar, con resultado final de caída en algunas ocasiones.
-Trompezón.- Acción y efecto de trompezar. ¡Chascho, me he pegao un trompezón que a poco me mato!
-Trovisnovis.- Trasto viejo, cacharro, aparato viejo o deteriorado que funciona mal: “!Menudo trovisnovis de coche que te has comprado!”
-Trucos.- Trastos, cacharros de cualquier tipo: “!Ya mismo estás quitando esos trucos de en medio!”
-Truje.- Trasladé algo hasta aquí. Traje.
-Tú la llevas.- Juego infantil, en el que llevaba “la mano” el último en ser tocado.
-Tunda.- Lo mismo que tollina. Zurra, paliza. “!Chascho, mi padre se ha enterao que estuve en el arroyo y no veas la tunda que me ha cantao!”
-A tuterreborute.- Al buen tuntún, sin orden ni concierto: “Ponlo a tuterreborute, no hace falta que te esmeres!” Deriva de la expresión latina "Totum revolutum" que significaba literalmente "Todo revuelto"
-Tullío.- Arrecío, entumecido por el frío: “!He salío sin el abrigo y vengo tullío!”
-Tuva/Tuve.- Expresión para llamar a los perros.

U

-Úlcera.- Tacaño, avaro, agarrao
-Urnia.- Especie de caja con paredes acristaladas o de otro material transarente. Se usan para depositar el voto en las elecciones. Otra, de mayores dimensiones y muy vistosa, se saca como paso en la procesión del Santísimo Entierro. "Hay que ver, qué bien ha arreglao este año la Petrita la urnia..."
-Uta.-  Expresión para mostrar incredulidad o negación de algo que nos dicen. Para darle más rotundidad, iba seguida de legaños@. “El Madrid le ha metío cinco al Barcelona” “!Uta, legañoso…!”

V

-Vacía.- Palangana, jofaina, recipiente generalmente de latón que se usaba para el aseo personal.
-Valeo (darse un).-  Cuando a alguien le queda restos de comida alrededor de la boca, se le avisaba así: “!Chascho, date un valeo!”
-Vamos a tener qué contar y no monea.- Cuando, por ejemplo, una madre le afeaba a su hijo una conducta pública inadecuada o que podía desembocar en desagradables consecuencias. Venía a significar que iban a dar que hablar, a ser blanco de las críticas del pueblo.
-Varetín.- Lo mismo que cagueta, cagalera o bilrrete. Evacuaciones frecuentes generalmente acompañadas de retortijones.
-Velaí.- Mírale, hele ahí: “!Velaí, qué mozo más guapo. A ver si te lo ligas!”. También, expresión de asentimiento, de acuerdo, como “ya ves”
-Venate.- Arrebato de ira. “!Como me dé el venate te vas a enterar!”
-Venía.- Dique o presa que hacíamos los niños en los arroyos, por entretenimiento o para cazar renos, ranas, colmillos, etc.
-Verija.- Ingle. A los niños, en el baño semanal en  el barreño, nos decían: “!Niño, refriégate bien las verijas!”
-Verítico.- Real, verdadero.
-Vete a churchas.- Expresión que equivale a “Vete a tomar por ……”
-Vide.-  Percibí las cosas a través de los ojos. Vi.
-Vilibajo.- Sinvergüenza, indecente, informal. También designa a los niños desinquietos y revoltosos: “!Ven aquí, so vilibajo!”
Virote (cada uno por su).- Para indicar que en  un juego no había alianzas y cada uno iba por su lado, se decía: “!Cada uno por su virote!”
-Vivienda.- Vividor, que lleva una vida despreocupada, alegre y desenfadada, sin importarle la opinión que los demás tengan de él. “!Anda que menuda vivienda llevas, macho!”

Y

-Yerrar.- Equivocarse, no acertar. Ponerle las herraduras a una caballería.
-Yerro.-  Error.  Metal muy abundante, con el que se fabrican muchos artefactos y utensilios.


Z

-Zabica.- Argolla metálica que se pone en el jocico de los cerdos para que no jocen. También laña, grapa, pieza de hierro que se coloca para unir o sujetar dos cosas o dos partes de algo que se ha “ rachao”
-Zabuquear.- Revolver alguien la comida una vez servida en la mesa hasta encontrar la parte que más le gusta.
-Zacho.- Azada pequeña.
-Zaílla.- Azada de los hortelanos.
-Zajón.- Borrachera. Lo mismo que perpejía, canela, etc.
-Zampuchar.- Meter los pies involuntariamente en el agua: “!Niño, ten cuidao que te vas a zampuchar!”
-Zanajorio.- Torpe, necio, ignorante o falto de razón: “!Anda, que menudo zanajorio estás hecho!”
-Zanganilla.- Acción de cruzar alguien su pierna por entre las de otra persona para hacerle caer. “!Don Antonio, Juan me ha echao la zanganilla y me he pegao un porrazo!”
-Zanganillo.- Palo que pende del collar de los galgos para que no puedan correr.
-Zangarrión.- Holgazán, vago, que no quiere trabajar.
-Zapatarrama.- “!Como vaya p’allá te ví a meter un viaje que vas a salir a zapatarrama!” O sea, que vas a salir pitando.
-Zaramalla.- Montón de desperdicios, escombros, trastos y cosas sin valor. La expresión para referirse a ello es “Chasca, fusca y zaramalla
-Zarpear.- Manosear, toquetear, desordenar. "!Ten cuidao cuando coges la ropa interior del cajón, que lo dejas tó zarpeao!"
-Zárzala.- Zorzal. Ave con el dorso pardo y el pecho claro con pequeñas motas. Pasa el invierno en la península. Muy apreciado por los cazadores.
-Zorrear.- Presumir, chulear, vanagloriarse, tener alto concepto de sí mismo o cuidar mucho el aspecto para resultar atractivo: “!Amos, no zorrees tanto, macho, que cada día estás más chulillo!”
-Zorrera.- Lugar con mucho humo: ”!Chascho, apaga esa lumbre, no veas la zorrera que tienes aquí formá!”. También designa una habitación o dependencia sucia, desordenada y maloliente.
-Zumbío.- Golpe fuerte generalmente acompañado de mucho ruido.
-Zuro.- Zambomba. Se fabricaba con un cántaro de barro con la boca cubierta con una piel muy tirante, en el centro de la que se colocaba un palo que al frotarlo hacia arriba y hacia abajo con la mano humedecida producía un sonido fuerte, ronco y monótono. Acompañaba el canto de los villancicos cuando se pedía el aguinaldo por las casas.
-Zurpia.- Poso del vino, aceite, etc. Sustancia viscosa y de aspecto desagradable en que degeneran los líquidos, salsas, etc. con el paso del tiempo.
Zurreta.- Diarrea. Lo mismo que cagueta, bilrete, varetín, etc.
-Zurriaga.- Artefacto formado por dos palos unidos por una cuerda o correa que se utilizaba para varear las encinas y caer las bellotas.
Zurriago.- Látigo. Especialmente denominaba el  que los muchachos hacíamos con la juncia o enjuncia que se echaba en las calles el día de la procesión de Corpus.

-Zurrío.- Azote o golpe que se propinaba a alguien, principalmente niños, casi siempre como correctivo.

Expresiones típicas

Poner un pino: Cagar
¡Ya me esparrucharon toas las carchuelas!
‎”Jastial”: Las traseras de las casas.
¡Chascha, ponte una migina”
‎”¡ Anda y jondea con eso! “ que lo tires para cualquier lado, donde mis ojos no lo vean.
¡ Anda que noooh!, que es así, como yo digo, que no llevas razón
Qué regaño me da de … (me da(s) o te tengo)!
Anda, que que golimbra estás hecha, hija.
Qué te parece la vetunera! - Vetunero: Persona que se complica la vida en exceso sin necesidad aparente.
¡Eres un zambique! sinónimo de tonto o bobo

Juegos populares por Eduardo  de Quintana

EL SACAMETE
La taba es el hueso conocido como astrágalo. Con la taba de algunos animales, particularmente del cordero, se practica un juego de apuestas muy simple. El juego consiste en lanzar la taba, ganando una o cuatro unidades apostadas si quedan las partes salientes del hueso hacia arriba, o perdiendo otras tantas si quedan las partes hundidas en la cara superior. 
En Quintana de la Serena se llama SACAMETE. Por su constitución y forma de seis caras, en la antigüedad se utilizaba para la aleatoriedad de probabilidades por los ciudadanos. Se podría decir que el hueso de Astrágalo es el precursor del dado de seis caras que conocemos en la actualidad.
En  Quintana se jugaba así: Tiraba una vez cada participante, y, lógicamente, le caía una de las cuatro partes. Las partes “difíciles” eran una el Rey y la otra el Verdugo, el cual tenía un cinturón en la mano. Las otras don eran Pan y Vino. Una de las dos (no recuerdo cuál) era neutra, si le salía a uno no pasaba nada; pero al que le salía la otra, el Rey mandaba al Verdugo cuántos cinturonazos en la palma de la mano le tenía que dar. La ronda no paraba nunca, con lo que el Rey y el Verdugo iban cambiando de dueño y el que había decidido o aplicado 10 cinturonazos los recibía más tarde o más temprano. O sea, que lo del sacamete era el pretexto, el juego consistía en arrearse cinturonazos unos a otros. Maxi Diaz

LA CALAVERA DEL COQUI
En mis viajes infantiles al pueblo me encontré con la “calavera el coqui”. Consistía en vaciar una sandía, las de mi tío Vito eran magníficas, y sacarles la pulpa con una cuchara, después de haberle cortado una buena rodaja en la parte superior.  Después se hacían unos cortes para imitar los ojos y la boca. En el interior ya vacío se colocaba una vela encendida o una palmatoria con aceite.  La calavera se llevaba colgada por una cuerda.  Por las calles del pueblo íbamos cantando aquello de “la calavera el coooooooooqui”, o el “ya se murió”. Esto ocurría alrededor del mes de octubre.
LA PEONA O REPIÓN
El juego de “la peonza” o del “repión”  también llenaba las tardes y días de fiesta de los niños de varias generaciones. Consistía en lanzar el repión hacia el suelo, para que girara, al que anteriormente se le había enrollado una cuerda o guita. Después se cogía con la palma de la mano para que girara sobre ella, el mayor tiempo posible. Había distintos juegos que se podían hacer con  la peonza, siempre en grupos de amigos, como el intentar “chocarlos” para hacer que los otros repiones saliesen de un “círculo”, etc.
GUARDAR ANIMALES
El “guardar” grillos, salamandras, lagartijas, escarabajos, murciélagos etc. en una “caja”  o artilugio, estaba a la orden del día en los juegos infantiles quintanejos. Los había hechos a conciencia, de los que era muy dificil que se escaparan. Otras veces, por una u otra causa, conseguían “tomar las de Villadiego” y podían crearnos algún problemilla en casa.
Los “recortables” de papel llenaban los tiempos de ocio de nuestras hermanas. Una y otra vez , vesían y desvestían la figuras de papel con pequeños recortables que coleccionaban y cambiaban con otras amigas. '

No hay comentarios:

Publicar un comentario